preguntero doctrina

Bolilla 1

1- Explicar que es el Magisterio Eclesiástico, distinguir sus tipos y ubicar dentro de ellos a la Doctrina Social de la Iglesia

2- Explicar en qué consiste el Magisterio de la Iglesia, distinguir sus tipos y ubicar dentro de ellos a la Doctrina Social.

3- El Magisterio de la Iglesia: Distinguir sus tipos y ubicar dentro de ellos a la Doctrina Social de la Iglesia.

El magisterio eclesiástico, es la enseñanza de una Doctrina sobre la fe o las costumbres que imparte la Iglesia, bajo la nota de la infalibilidad por medio de la cual, el católico acepta esas enseñanzas con obediencia religiosa, obligan en conciencia.-

La misión esencial de la Iglesia es llevar a feliz término la obra de santificación que inicia en el bautismo; para ello no le basta con el poder de gobierno; necesita el poder de santificar y el poder de enseñar.-

Aquella ha recibido de Jesucristo la potestad de santificar y de enseñar y fundada en ambas, la de gobernar, la de dirigir los miembros al desarrollo de la vida sobrenatural.-

         Sujetos del Magisterio – está formado por las personas a las que Cristo confió la potestad de enseñar: el romano pontífice y el colegio episcopal, fundamentado y presidido

por el primero, como heredero de la autoridad de Cristo.-

 

En la Iglesia, la autoridad es el centro, la piedra angular sobre la que aquélla se edifica, es el principio de su unidad.-

 

Tipos: la Iglesia ejerce su magisterio:

 

1- de modo Extraordinario (magisterio extraordinario): cuando enseña infaliblemente una doctrina sobre la fe o las costumbres.- El católico recibe este magisterio con aceptación absoluta y de modo irreformable-.-

El Papa ilumina la vida de los fieles a través de las circunstancias históricas, fomenta la vida cristiana de la Iglesia, manteniendo unidos a los hombres en la fe.-

 

2- de modo Ordinario (magisterio ordinario): como enseñanzas del supremo y universal magisterio de la Iglesia, pero sin la nota de infalibilidad; el católico acepta estas enseñanzas -debe aceptarlas- con obediencia religiosa, sabiendo que le obligan en conciencia, aunque no tenga una certeza absoluta por no estar excluida toda posibilidad de error.-

El Papa sin hablar ex cathedra, enseña fórmulas precisas para que conste a la Iglesia su voluntad de un asentimiento absoluto, sea definiendo un dogma o condenando un error.-

Dentro del Magisterio Ordinario y auténtico de la Iglesia, se sitúa la Doctrina Social.-

La enseñanza social de la Iglesia está contenida fundamentalmente en los documentos de la jerarquía, principalmente en las encíclicas, que son documentos escritos por el Papa, dirigidos a los Obispos en comunión con la Santa Sede o a todos los católicos (Quadragesimo anno, Mater et magistra) y aún a todos los hombres de buena voluntad (Pacem in terris), para tratar de asuntos de gran trascendencia para la Iglesia.-

Dependiendo del objeto que se propongan, pueden ser doctrinales, disciplinares, exhortativas o de comunicación del Papa con la Iglesia.-

Se individualizan por las primeras palabras: en ellas hay un interés especial en destacar de algún modo el tema que se quiere tocar (ej. Rerum novarum -la situación del proletariado, motivada por el cambio de las circunstancias sociales; la Quadragesimo anno conmemora la Rerum novarum; la Libertas -el tema de la libertad; la Pacem in Terris –la paz).-

 

El Papa habla en las encíclicas como Pastor supremo y universal de la Iglesia.- Las encíclicas son actos del magisterio:

 

a) Universal – son enseñanzas que el Papa da para toda la Iglesia; dirigidas a todos los obispos, a todos los hombres, incluso a una Iglesia en particular, conteniendo enseñanzas de carácter universal con motivo de un problema o necesidad particular.-

b) Supremo – el Papa habla en estos documentos cumpliendo el oficio de vicario de Cristo, de Pastor y Maestro.-

c) Ordinario – las encíclicas no son doctrinas particulares de un Papa.-

 

d) Finalidad – la unidad es la función más característica del primado en la Iglesia.- Los obispos que ejercen este magisterio en todo el mundo, tienen que enseñar la misma doctrina católica.- Solamente cuando están reunidos en concilio, el Papa y los obispos tienen ocasión de cumplir juntos el ministerio apostólico.-

Son el medio que usa el Papa para unificar y orientar las enseñanzas del magisterio ordinario de la Iglesia ejercido por los obispos, esparcidos por el mundo en sus diócesis.- La finalidad de las encíclicas determinará el estilo literario.-

– Valor de las encíclicas en el magisterio de la Iglesia

 

Las encíclicas son ciertamente actos del magisterio supremo y universal de la Iglesia.-

La asistencia divina, por la que el Papa goza de la infalibilidad, no está condicionada a forma externa alguna; por lo tanto, nada impide al Papa proponer en una encíclica alguna enseñanza exigiendo el asentimiento absoluto.-

En los actos del magisterio extraordinario del Papa, esta intención es clara y precisa; la forma de definición o juicio solemne no ofrece duda alguna.-

En el magisterio ordinario no aparece esta intención ni siquiera en las afirmaciones principales.-          Lo que se propone e inculca en las encíclicas pertenece al patrimonio de la doctrina católica.-

 

– Asentimiento que debe prestarse a las encíclicas

 

Los católicos saben que deben admitir con rendimiento absoluto de juicio la doctrina que la Iglesia propone infaliblemente.- El Papa tranquiliza nuestra fe, porque sabemos que, cuando nos propone algún dogma, es infalible.-

Se impone destacar la fuerza de obligación que tiene el magisterio auténtico.- Los católicos deben aceptar las enseñanzas de este magisterio, lo requieren las encíclicas: conducir con seguridad a los fines en materia de fe y costumbres; orientarlos para evitar los errores y para que obren conforme a la fe y a la moral.-

La fidelidad y aceptación del magisterio auténtico en doctrina social es de gran transcendencia ya que el cristiano encuentra en esta doctrina las normas y criterios para conocer la moral cristiana en la vida social.-

 

– Otros documentos pontificios

 

La doctrina social de la Iglesia dada por el magisterio ordinario se contiene también, en radiomensajes, discursos, alocuciones y decretos de los romanos pontífices.-

En cuanto a su valor, las enseñanzas de los documentos pontificios pertenecen al magisterio ordinario de la Iglesia, deduciéndose que el contexto de aquel se extiende también a otras intervenciones de los Papas, no sólo a las encíclicas.-

 

_________________________________________________________________________

 

4- Explicar en qué consiste la denominada Cuestión Social, dar  un ejemplo de la actualidad identificando en el mismo sus componentes esenciales.

 

5- ¿Qué es la Cuestión Social y cuáles son las condiciones necesarias para que la misma se dé? Mencione un caso concreto.

La Cuestión Social es el problema suscitado por una injusta situación de un grupo humano (clase social, regiones de un país, pueblos enteros), junto con el esfuerzo por cambiar las condiciones sociales y ordenarlas de acuerdo con el bien común que se considera justo y posible.-

Hace referencia explícita a la sociedad y a su fin, entendiéndose de manera diversa según sea el sistema que rija (ej. liberal o totalitario).- 

La sociedad no puede entenderse al margen de la persona humana, la concepción que de ésta se tenga es esencial, por ello la cuestión social sólo puede estudiarse atendiendo al hombre, como base de la sociedad y su planteamiento y solución, radica en el valor que se le dé a aquel.-

La base y el fundamento de toda la doctrina social católica es la persona humana; por eso las Papas recuerdan siempre la concepción cristiana del hombre: “el principio capital de esta doctrina afirma que el fundamento, la causa y el fin de toda la institución social son necesariamente los hombres individualmente considerados; es decir, los hombres en cuanto sociables por naturaleza y en cuanto han sido elevados al orden sobrenatural” (Mater et magistra).-

La sociedad debe proporcionar a los ciudadanos aquellas condiciones que hagan posible a los hombres su más completo y rápido perfeccionamiento.-

La adecuación o inadecuación de la sociedad a las exigencias del bien común es algo dinámico que debe ser valorado en relación con el momento histórico, del mismo modo que la cuestión social tiene una tensión y valoración diferente a lo largo del tiempo.-

 

Para que exista la cuestión social son necesarias tres condiciones conjuntamente:

 

Existencia objetiva de un mal social Que afecte a grupos humanos dentro de la sociedad (no a algunos hombres aisladamente)

 

Ej. miseria, desigualdades, opresión económica, social o política, etc..-

 

Conciencia del mal social aunque objetivamente existiese el mal social, no constituiría problemas si no hubiese conciencia del mismo

 

Ej. la esclavitud que está en contradicción con la dignidad de la persona humana y con la igualdad esencial de todos los hombres

 

Esfuerzo de la sociedad ó de un grupo social, para resolver el mal de acuerdo con el bien común que se juzga posible.

 

Cuando ante el mal social se da una postura resignada sin ánimo de cambiarlo, no puede darse la cuestión social

 

 

Ejemplos

Podemos concretar las características de la cuestión social en nuestros días aplicando las condiciones que señalábamos en su definición.

a- Mal social : destaca el hambre en el mundo que afecta a 2/3 partes de la población mundial.- Genera muerte, enfermedad y miseria.-

b- Distribución de la renta: unido a la anterior, hay suficientes recursos en el mundo que están mal distribuidos, los que se revela a escala mundial.-

c- Crecimiento demográfico: entre éste y el hambre se crea un círculo vicioso, al aumentar la población, aumenta el hambre en ciertas regiones del mundo.-

Conciencia mundial de esta situación

El progreso de los medios de difusión y de las comunicaciones ha conseguido que todos los hombres tengan acceso a las corrientes ideológicas del mundo.-

El hombre del siglo XX tiene conciencia de su dignidad y de sus derechos como persona humana, conformándose una conciencia colectiva que aspira a gozar de independencia y libertad política, a la par de disfrutar los bienes existentes en el mundo.-

Hay una sensibilidad de los hombres que supone un gran paso en el progreso de la humanidad; con un conocimiento de los valores del hombre y por otra parte de los desequilibrios existentes en el orden social y sus causas.-

Así como los hombres se sienten mutuamente solidarios, hasta el punto de considerarse miembros de una misma familia y las naciones que disponen de bienes abundantes y aún sobrantes, no pueden permanecer indiferentes ante la situación de aquellas otras cuyos ciudadanos viven en medio de tan grandes dificultades internas, que perecen de miseria y de hambre y no pueden gozar como es debido de los derechos fundamentales de la persona humana.-

Organismos como la O.N.U. responde en su constitución, al anhelo de paz, de sostener relaciones amistosas basadas en la igualdad, el mutuo respeto y la múltiple cooperación; todos los sistemas sociales afirman el deseo de asegurar a los hombres el bienestar y la libertad.-

El camino a seguir será aprovechar las posibilidades que hoy tienen los hombres; aunque la falta de confianza mutua impide la mutua colaboración.-

León XIII- afirmó que es el progreso técnico el que debería llevar a los hombres al convencimiento de que los problemas sociales no se resuelven sólo con las fuerzas humanas, necesitarán del auxilio de Dios en quién encontrarán la solución auténtica.-

El hombre que no sólo es cuerpo y materia, sino también alma inmortal,  sólo puede conseguir el verdadero bienestar teniendo en cuenta la naturaleza en toda su integridad.-

6- Explicar en qué consiste y por qué surge la Doctrina Social de la Iglesia.

7- ¿Qué es la Doctrina Social de la Iglesia y cuáles son sus principales fuentes?

8- Fundamentar el surgimiento de la Doctrina Social de la Iglesia.

9- Justifique surgimiento de la D.S.I.

10- ¿Cuáles son las claves hermenéuticas o de interpretación de la DSI?

 

Sentido Tradicional: como objeto de enseñanza, es un conjunto coherente de ideas sobre alguna materia.-

 

Sentido Moderno: expresión detallada sobre economía o política, a un sistema (ej. liberalismo, marxismo, nacional-socialismo).-

 

Sentido de los Documentos Pontificios: conjunto de principios y normas orientados a la sociedad.-

 

La Iglesia ha ejercido un influjo beneficioso en la sociedad en todas las épocas de la historia con su doctrina y su acción; la expresión “Doctrina Social”  tiene una delimitación concreta; es la doctrina que la Iglesia viene elaborando desde León XIII para orientar los problemas sociales, especialmente desde la Rerum Novarum, en donde se afirmaba quees la Iglesia la que deduce del Evangelio las doctrinas”.-

La doctrina social de la Iglesia debe entenderse como el conjunto de enseñanzas que la Iglesia tiene acerca de la convivencia y de la sociedad humana.-       

La Iglesia, contando con la colaboración de sacerdotes y seglares ha ido deduciendo sistemáticamente, las normas sociales a las que deben ajustarse las relaciones entre los hombres.-

La cuestión social se ha de tener siempre en cuenta para comprender la doctrina social ya que ésta ha nacido para responder a la cuestión social y la

dinámica de los problemas sociales hace que la Iglesia responda con su doctrina a las características que presenta la cuestión social a través de los tiempos.-

La Iglesia da las normas fundamentales que se derivan de la concepción cristiana las cuales deben ser respetadas por cualquier sistema social que quiera se verdadero y justo, lo mismo si se refiere a las formas de gobierno, a las sindicales o a la empresa.-

Los cristianos tienen obligación de poner en práctica la doctrina social, pero con un gran campo de libertad para concretar en programa de acción las normas fundamentales que se derivan de la concepción cristiana.-

 

Contenido de la Doctrina Social de la Iglesia

________________________________________________________________________________

 

  • Verdades y principios fundamentales

 

La Iglesia es custodia del orden natural y del sobrenatural; por eso la concepción cristiana de la sociedad contiene las verdades que pertenecen al derecho natural y a la Revelación; son las verdades que se refieren al fundamento y fin de la sociedad y a las relaciones que surgen en la vida social.-

La doctrina social contiene principalmente verdades y principios abstractos y lejanos de la vida.-

La Iglesia no se reduce a afirmar que el hombre es el fin de la vida social y que el bien común es la misión esencial del poder público; sino que desciende a aspectos mucho más concretos, como la exposición de los derechos de la persona humana, constituyendo la norma objetiva del bien común, y si los hombres actúan de acuerdo con ella, respetan el plan de Dios y contribuyen positivamente a la eficacia de las instituciones, porque hacen que la sociedad responda a las exigencias de su misma naturaleza.-

 

  • Juicios de las ideologías

 

La Iglesia contiene el juicio y condenación de las doctrinas falsas, que amenazan con perturbar o destruir el orden social o con levantar uno nuevo opuesto a los principios de la ley natural.- La condenación de los errores es parte integrante de la doctrina social.-

 

  • Principios morales de acción

 

La doctrina social de la Iglesia ha sido acusada de abstracta y utópica, incapaz de ser llevada a la práctica.-

Los Papas exponen la doctrina social con el mandato de que se ponga en

práctica.- La formulación de los grandes principios de la doctrina social está  vinculada estrechamente a las circunstancias sociales en que aquéllos tienen que encarnarse, lo cual requiere una orientación práctica.-

La doctrina social de la Iglesia, que ha nacido y se ha desarrollado para responder a las necesidades sociales, está integrada, en una gran parte, por principios morales de orientación práctica, los que sufren modificaciones al variar las circunstancias, pero se mantienen fieles a las verdades y a los principios inmutables.-

Los principios morales de acción de la doctrina social de la Iglesia, no son una acomodación ante las situaciones concretas ni una deducción teórica de los principios al margen de la realidad, sino la aplicación de los principios generales a los problemas concretos.-

 

         Finalidad de la Doctrina Social de la Iglesia

Coincide necesariamente con su misión: la vida sobrenatural de los hombres y la ordenación de lo temporal a Dios (evangelización y civilización).-

  • Evangelización:- es la predicación del mensaje cristiano para la conversión de los hombres a la fe.-        

El objeto directo son las partes y se realiza en el corazón de los hombres.- Esta obra de la santificación depende de las condiciones sociales, ante las cuales la Iglesia no puede quedar indiferente.-

La Iglesia busca siempre el bien religioso de los hombres; pero la vida religiosa de los hombres no se desarrolla del mismo modo ante la influencia de  factores económicos, sociales y políticos que influyen en su vida religiosa.-

  • Civilización:– prepara el camino a la evangelización, creando condiciones sociales justas para un mejor desarrollo de aquella.-

La Doctrina social, persigue la promoción de la perfección sobrenatural a la que el hombre está llamado.- Va dirigida a dar al hombre la verdadera promoción humana, salvándole de los peligros que le amenazan en el logro de su perfección humana o de desviar al hombre de su verdadero fin.- Además, orientará todo el orden social a Dios, pues ofrece el sentido y la finalidad que tienen las instituciones.-

La Iglesia como custodia del orden natural y sobrenatural, se propone llevar a la sociedad con su doctrina social, a la verdadera finalidad de estar al servicio del hombre, para que las relaciones de los mismos se construyan sobre la verdad, la justicia, la caridad y la libertad.-

Fuentes de la Doctrina Social de la Iglesia

 

     1- Revelaciónen ella la Iglesia encuentra las grandes líneas de su doctrina social.- Su riqueza radica en el mensaje mismo de Dios y en las grandes verdades que trae a los hombres.- Dios, origen y fin del hombre.-

Por el pecado el hombre rompe con Dios, pero éste hace una alianza con aquel eligiendo a Israel como pueblo suyo.- La alianza se hace realidad en Cristo, que con su muerte y su resurrección reconcilia a los hombres con Dios, en Él se cumplen todas las promesas.-

La Iglesia llevará al mundo el mensaje de unidad de los hombres con Dios y de los hombres entre sí.-

En la doctrina social de la Iglesia, el principio fundamental es la persona humana; junto a la persona humana está la solidaridad de todos los hombres como base de convivencia social.-

 

La persona humana, dogma fundamental de la Revelación es la creación del hombre por Dios, hecho a su imagen y semejanza, redimido por Jesucristo y elevado a hijo de Dios por la gracia sobrenatural.-

La dignidad natural del hombre es elevada en la Revelación al carácter de algo sagrado.- La dignidad natural queda dimensionada y elevada al orden sobrenatural.-

La solidaridad, en el orden natural se basa en la igualdad de la naturaleza humana.-

La caridad, es la plenitud de la ley y el mandato de Jesucristo.- Dios juzgará a los hombres por el amor ejercido con sus hermanos.-

 

2- Derecho (ley) Natural – la doctrina social de la Iglesia se basa principalmente en el derecho natural o ley natural, como base común de todo derecho y de todo deber.-

La leyes que regulan las relaciones humanas hay que buscarlas donde Dios las ha dejado escritas, en la naturaleza del hombre.-

Es el conjunto de facultades y obligaciones que brotan de la naturaleza humana y ley natural, expresión de esas exigencias.

El derecho natural es el orden establecido por Dios y el hombre debe guardar este orden en sus relaciones con Dios, consigo mismo y con el prójimo, es una obligación moral que debe observar, por cuanto su último fundamento radica en Dios, como autos y creador de la naturaleza.-

La Iglesia encuentra en el derecho natural las bases del orden social y con su interpretación, ofrece normas verdaderas y firmes de un recto orden social.-

 

11- Explicar la misión de la Jerarquía y el laicado en la tarea evangelizadora de la Iglesia

La obra de la Iglesia debe ser realizada por la comunidad cristiana que forman la jerarquía y los fieles; el pueblo de Dios debe llevar a cabo el cumplimiento del mensaje de Cristo.-

En la misma constitución de la Iglesia tenemos dos partes esenciales: jerarquía y laicado.- La separación de las responsabilidades es fundamental para precisar el modo como la Iglesia ha de realizar esta misión de ‘cristofinalizar’ todo el mundo.-

 

A- Misión de la jerarquía

 

La jerarquía tiene un poder absoluto y universal sobre las realidades espirituales; todo cuanto afecta a la fe y costumbre es campo de acción directo de la jerarquía.-

Interviene en lo temporal para orientarlo y reintegrarlo en Jesucristo por su triple potestad y de un modo especial por la potestad del magisterio, también por el poder de santificación, mediante la acción directa en las almas y por la jurisdicción, en cuanto que determina actitudes a la comunidad eclesial.-

Ejerce su influencia a través de la evangelización, que consiste en la predicación del Evangelio, de las verdades de la fe, del amor y de la justica y en la conversión de los hombres a Dios.-

La evangelización del hombre supone una influencia en lo temporal, consiste en la predicación del Evangelio y en la conversión de los hombres a Dios, la que no puede darse, sin que toda su actividad quede iluminada y transformada, tiene que impulsarle a tomar una actitud ante los hombres y ante la sociedad.-

La jerarquía puede y debe exponer los principios fundamentales del orden social; el deber de exponer los principios que la palabra de Dios y la ley natural exigen para la vida de los pueblos, salvándola de toda tergiversación, falsas interpretaciones y errores.-

La acción que tiene que ejercer sobre los hombres debe abarcar todos los aspectos de la vida que tienen alguna relación con lo religioso.- Cuando la organización social se desvía de sus leyes fundamentales, no puede menos de provocar un desorden en la vida de los hombres; se alteran y tergiversan los

valores y los fines de la vida social; sólo la fidelidad a las normas que Dios ha dado por la ley natural puede hacer que las estructuras del mundo estén al servicio verdadero del hombre y sólo la Iglesia puede interpretar auténticamente las normas fundamentales que Dios ha señalado a la naturaleza.-

Pío XII – el poder de la Iglesia no se restringe a ‘las cosas estrictamente religiosas’, sino que todo lo referente a la ley natural (enunciación, interpretación y aplicación), pertenece a la jurisdicción de la Iglesia.-

La observancia de la ley natural  está en relación con el camino por el que el hombre ha de llegar a su fin sobrenatural y la Iglesia es fin, guía y custodia de los hombres en dicho camino.-

Ante las situaciones cambiantes en la sociedad, la Iglesia ha ido deduciendo las normas sociales a las que deben ajustarse las relaciones entre los hombres, teniendo en cuenta principios generales que, por ser compatibles con la naturaleza de las cosas, con las diferentes situaciones de la convivencia humana y con las principales características del tiempo en que vivimos, pueden ser aceptadas universalmente.-

La Iglesia, por medio de la jerarquía, debe ejercer una acción evangelizadora, exponiendo y defendiendo la concepción que la fe cristiana tiene sobre el hombre y sobre el mundo, debe denunciar y condenar las ideologías que orientan a la sociedad de un modo opuesto al sentido cristiano.-

 

Sistemas sociales:          la Iglesia tiene el derecho y el deber de juzgar los sistemas sociales por la misma razón que juzga las ideologías, ya que no puede quedar indiferente ante la organización de la sociedad que condiciona fuertemente la vida moral y religiosa de los hombres.-

Juan XIIIes la Iglesia quien tiene el derecho y la obligación, no sólo de defender los principios que miran a la religión en la integridad de costumbres, sino también de pronunciarse con autoridad acerca de la aplicación concreta de los principios.-

 

Actúa formando cristianos auténticos.- la Iglesia transforma al hombre y éste al mundo; la orientación eficaz de la realidad temporal para conformarla con

su verdadero destino, Cristo, se hará por aquellos que tienen una responsabilidad

activa en estas realidades esto es tarea del cristiano seglar.-

El seglar debe recibir del sacerdote de la jerarquía, todo cuanto necesita para la perfección cristiana.-

La educación que la Jerarquía debe dar a los fieles, impulsándolos a la acción con principios y orientaciones, tiene su complemento en la asistencia espiritual a los que están a ya inmersos en ésta acción transformadora del mundo.- La unión de la fe y vida, requiere el auxilio y asistencia espiritual, intensa y continua.-

B) Misión del seglar

 

Tiene la misión propia y específica de transformar el mundo según los planes de Dios.- Los laicos –todos los fieles cristianos-, a excepción de los miembros que han recibido un orden sagrado, participan en la misión común a todos los miembros del pueblo de Dios (servicios litúrgicos, catequesis, caridad, administración de parroquias e instituciones, etc.).-

En virtud de que la Jerarquía no puede realizar la transformación del mundo y la orientación cristiana es parte de la misión confiada por Cristo a la Iglesia, los que pertenecen al estado clerical deben abandonar las tareas temporales para dedicarse en exclusividad al ministerio apostó    lico, deben dar testimonio de Cristo.-

Es tarea de la Iglesia orientar todas las cosas a Dios de modo que la ciudad terrena se vaya asemejando a lo que será la celestial y la realización concreta de esta tarea corresponde al seglar.-

En esto consiste la función específica del laico en la Iglesia.- El seglar  tiene que realizar esta función por mandato divino, ya que ello está implícito

en la misión confiada a la Iglesia y la jerarquía no tiene competencia para llevarlo a cabo.-

La acción que el seglar cristiano debe desarrollar en el mundo consiste en orientar a Cristo la obra que él realiza, llevar el espíritu cristiano a las realidades terrenas, someter la acción temporal a la ley de Dios, de manera tal que desarrolla la potencialidad religiosa que tienen las cosas.-

El seglar llevará a la práctica la doctrina social de la iglesia ya que puede

transformar el mundo mediante su intervención directa en lo temporal.-

Si bien la jerarquía enseña a los hombres el plan de Dios por su interpretación de la revelación y de la ley natural, el seglar debe plasmar esta doctrina en instituciones y estructuras, para levantar una civilización conforme a las exigencias cristianas.-

La vocación propia del laico, la que corresponde a su condición como tal,

consiste en realizar la obra de Dios en el mundo, procurando su gloria y el reino de Cristo.-

Así como Dios es el origen de todas las cosas, la Iglesia tiene la misión de alumbrar este sentido religioso del mundo y de orientar la creación a Dios según las leyes que Dios ha impreso en la naturaleza de las cosas; la jerarquía cumple su misión manifestando los valores que deben ser salvados en el orden temporal y la misión del seglar es someter a la voluntad de Dios toda la creación, perfeccionándose al participar en la edificación del mundo.-

12- Fundamentar la intervención de la Iglesia en los asuntos temporales

La publicación de un documento social produce un impacto en el mundo.- La Iglesia va tomando perspectivas más extensas sobre los problemas que envuelven a los hombres.- Las realidades sociales y los problemas que suscitan se estudian con una visión cada vez más teológica.-

La Rerum novarum marca un hito en la intervención de la Iglesia en el orden temporal, motivada por la situación angustiosa en que vive el proletariado, la lucha entre los que lo tienen todo y los que nada poseen.-

Con su aparición se cree que la doctrina social católica, es un esfuerzo de la iglesia para salvar la vida religiosa de los obreros, para que no caigan por la miseria, en organizaciones de movimientos revolucionarios que hablan de justicia y de redención.-

Hoy la Doctrina Social es consecuencia lógica y necesaria de la fe.- El sentido se encuentra en la visión teológica de la relación entre la Iglesia y el mundo, entre la Ecclesia y la civitas.- La carencia de una visión auténtica de esta relación ha sido causa de que el laicado haya mantenido una postura pasiva en los problemas y en la misión de la Iglesia y una separación vital entre su fe y su actividad temporal.-

Puesto que la cuestión social tiene unas implicaciones tan profundas en la vida de los hombres (desigualdades, desequilibrios sociales, económicos, etc.), la intervención de la Iglesia en los problemas sociales debe ser considerada a la luz

de la misión para la que ha sido fundada.-

La cuestión social es un aspecto concreto de la realidad temporal, para considerar la acción de la Iglesia, por cuando la relación de ésta con el mundo

incide en los problemas sociales, tanto en sí mismos como por sus consecuencias.-

Se mantienen posturas comunes sobre la intervención de la Iglesia en la cuestión social, que pueden reducirse a dos:-

 

  • Las que niegan la intervención del Naturalismo

           

Naturalismo

 

Sólo admite un fin natural y material del hombre, la sociedad no tiene más fin que la mayor abundancia de bienes materiales posibles.-

Rechaza como falsa e irreal toda referencia a una norma y fin trascendente.- Niega que la Iglesia tenga potestad para dar normas en la vida económica y social.-

Marxismo

 

Concepción esencialmente inmanentista y antiteísta, niega toda intervención de la Iglesia en la cuestión social, como así también lo trascendente y lo sobrenatural.-

La religión aliena y mientras se crea en la existencia de Dios, es imposible que pueda llegar a ser verdadero hombre, dueño de sí mismo.-

Para el marxismo, el hombre crea la religión no a la inversa.- La Iglesia no sólo es una institución inútil, sino perjudicial para solucionar los problemas sociales, por cuanto aquella ha predicado la necesidad de una clase dominante y otra oprimida y por ello se muestra caritativa.-

Totalitarismo.

 

Convierte al Estado en un Dios, en el fin supremo de la vida humana y norma suprema del orden jurídico y moral, de modo tal que no puede aceptar que nadie pretenda orientar la vida social.-

Combate a la iglesia, porque intenta ejercer un influjo sobre los ciudadanos católicos al margen del Estado.-          Se opone al bien común auténtico de los pueblos.-

Progresismo (cristiano)

 

Progresista es aquel que separa lo temporal y lo religioso como campos diversos; afirmando que la Iglesia debe admitir las estructuras sociales tal como se den y realizar su obra evangelizadora dentro de ellas.-

Las condiciones políticas son realidades en las que la Iglesia no tiene misión alguna ni debe preocuparse de ellas.-

 

Falso espiritualismo

 

Lo temporal no tiene ninguna relación con el reino de Dios.- Este intento de separar la vida religiosa de la vida humana es mucho más grave cuando se defiende con la intención de salvar la vida religiosa y la misión verdadera de

la Iglesia.-

 

  • Las que exigen una intervención equivocada

 

            Temporalismo

 

Quiere que la Iglesia baje a la arena de lo temporal tomando parte en la contienda como una fuerza más.- No se conforma con que la Iglesia se limite a su campo específico, el doctrinal, a dar principios y a juzgar a la aplicación de esos principios en el terreno temporal; para esta corriente, la Iglesia (jerarquía, sacerdotes, Acción Católica, etc.), debe participar en la misma lucha temporal, sea económica, social o política; quisieran que la jerarquía organizase sindicatos, huelgas, partidos políticos.-

Quisieran que el sacerdote fuese una especie de líder social o político y la Iglesia serviría para reivindicar las peticiones de los descontentos con una situación concreta.-

 

         La Iglesia tiene el derecho y el deber de intervenir en la cuestión social

Los Papas afirman que la misión de la Iglesia es sobrenatural, no ha sido fundada para ofrecer a los hombres bienes terrenos.-

Ella debe comunicar el mensaje evangélico, pero también tiene el derecho y el deber de intervenir en la cuestión social.-

En la cuestión social, parte importantísima del orden temporal, hay una instancia religiosa: el desorden social implica el quebrantamiento de unas leyes morales y en todos los problemas sociales está por medio el hombre que debe obrar conformando su acción a la moral verdadera.-

La ley moral es una y nos manda buscar en la totalidad de nuestras acciones, nuestro fin supremo y último.-

Iglesia que interviene en la cuestión social para cumplir su misión educadora

 

La vida del hombre no se desarrolla en planos separados: el religioso y el temporal.- Toda la vida y toda la actividad del cristiano debe estar informada

por su fe; la educación tiene que abarcar todos los aspectos de la vida cristiana para que conforme su existencia con la voluntad de Dios.-

La educación cristiana tiene que formar hombres capaces de orientar los problemas sociales, ya que la vida social como alteridad y solidaridad, con sus instituciones y estructuras; debe estar de acuerdo con el plan de Dios porque los hombres son los que conforman las estructuras y las instituciones y al crearlas, dirigirlas, transformarlas, tienen que actuar orientando no sólo su intención personal, sino trabajando para que la obra misma en sí, la sociedad, responda al plan de Dios.-

Las normas a que debe ajustarse el orden social están establecidas en la ley natural y el bien común se concreta en los derechos naturales del hombre.-

La constitución Pacem in terris afirma que los derechos naturales están inseparablemente unidos en la persona que los posee con otros tantos deberes, y unos y otro tienen en la ley natural que los confiere o impone, su raíz, su alimento y su fuerza indestructible.-

Sólo la Iglesia puede interpretar rectamente las exigencias de la ley natural.- Su poder no se restringe sólo a las cosas religiosas, sino a todo lo referente a la ley natural, su enunciación, interpretación y aplicación.-

En éste orden, la Iglesia es guía y custodia de los hombres, a efectos de que éstos puedan llegar a su fin natural.-

Dios ha confiado a dos sociedades, la Iglesia y el Estado, fines distintos: a la Iglesia el fin sobrenatural y al Estado, el temporal (bien común).-

No puede haber oposición entre el bien común verdadero del orden temporal y el fin último.- El hombre no puede alcanzar su perfección plena dentro de los límites de la vida mortal; por eso el bien común debe ser formulado de tal manera que la salvación eterna de los hombres sea preparada y favorecida.-

Entre el bien común temporal y el fin último del hombre debe existir perfecta armonía; ambos son queridos por Dios y en Él están las leyes que deben guardarse para alcanzarlos.-

El bien común temporal favorece el fin espiritual del hombre y el espiritual al temporal.-

El fin religioso favorece el bien común de la sociedad, ya que la religión es su fundamento, por eso es imposible conseguir el bien común sin respetar el orden moral.-

La intervención de la Iglesia en la cuestión social va orientada en los dos aspectos de su misión; comunicar el mensaje de salvación a los hombres, pero también orientar el orden social para llevar al mundo la unión y la paz.-

La sociedad estará en armonía y se evitarán las tensiones sociales cuando se estructure en función de la vocación integral del hombre, cuyo misterio la Iglesia conoce a la luz de la fe.-

El orden temporal tiene una finalidad propia que Cristo no ha sometido a la Iglesia; las realidades terrenas tienen una sustantividad por sí mismas, son autónomas con relación a la Iglesia.- Todo lo que constituye el orden temporal (vida, familia, cultura, economía, profesiones, instituciones, política, relaciones internacionales), no solamente son subsidios para el último fin del hombre, sino que tienen un valor propio, que Dios les ha dado considerados en sí mismos o como parte del orden temporal.-

Todas las cosas están ordenadas a Dios como a su fin último; este destino está implicado en la misma naturaleza del mundo; por lo cual cuando éste se conforma a sus propias leyes queda orientado hacia Dios; con más verdad, siendo el mundo fiel a Dios, al orden que El le ha impuesto, es fiel a su propia naturaleza.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolilla 2

 

13- La dignidad de la Persona Humana, ¿es una consecuencia de su libertad o por el contrario esta última deriva de aquella? (fundamentar la respuesta)

14- Fundamentar la dignidad de la Persona Humana

15- Explicar en qué consiste la dignidad de la persona humana y cómo se manifiesta en la práctica cotidiana

Dignidad significa excelencia, perfección, conceptos que están íntimamente relacionados con la misma noción de persona.-

La dignidad de la persona es, la perfección y excelencia del hombre, pero en cuanto exigen ante sí mismo y ante los demás estimación o valoración, respeto y en cierto sentido realización, porque si bien viene dada de antemano con la misma naturaleza, es algo supuesto de lo que procede la vida del hombre  y algo que se debe realizar, es una misión o vocación que el hombre debe cumplir.-

 

         La Sagrada Escritura afirma claramente la eminente dignidad y grandeza

del hombre, su superioridad y dominio sobre toda la naturaleza y sobre todo los seres, que se ordenan a él como medios para su perfección y como objeto de

su trabajo.-

Esta dignidad viene de su origen divino y por consecuencia, de su condición de imagen de Dios, que consiste fundamentalmente en esa superioridad, para la que ha sido formado directamente por Dios.- Es elevado a la dignidad de hijo de Dios y heredero de su reino.-

 

Constitución Gaudium et Spes: presenta dos aspectos a ser tenidos en cuenta para entender en su justo sentido las diversas aplicaciones que se pueden hacer de los principios cristianos sobre la persona humana:

 

1- estático : aspecto permanente, ligado esencialmente a la naturaleza misma del hombre, con una dignidad correspondiente que le acompaña siempre

 

2- dinámico : un dignidad que hay que conquistar y defender, porque incluso se puede perder cuando el hombre no desarrolla su vida conforme a las exigencias de la dignidad fundamental de su naturaleza.-

Por otra parte, la personalidad humana presenta diversos aspectos o dimensiones que es preciso no confundir ni separar, que Pío XII ha señalado con claridad y precisión:

 

1- Aspecto psicológico (personalidad psicológica) – ó ‘unidad psico-somática del hombre en cuanto determinada y gobernada por el alma’, constituye un todo de funciones diversas, no separadas, sino ligadas armónicamente; un «yo» permanente que, bajo la influencia de causas internas o externas, conscientemente percibidas o implícitamente aceptadas, pero siempre por libre decisión toma una actitud determinada y un carácter permanente tanto en su mundo interior como en su comportamiento exterior.-

2- Aspecto metafísico – bajo este aspecto, la persona debe ser considerada como ‘un ser vivo dotado de inteligencia y libertad, en el que el cuerpo y el alma están unidos en una sola naturaleza, poseyendo una existencia independiente’.-

El hombre es siempre una persona, un individuo distinto de todos los demás desde el primero al último instante de su existencia, incluso antes de nacer o cuando no tiene conciencia o ha perdido otras características psicológicas de su personalidad.-

El pensamiento católico, frente a las diversas formas de relativismo ha insistido en el carácter permanente, substancial y objetivo de la persona humana en este plano metafísico, del que dependen en última instancia, los demás. Aquí se encuentra la raíz

 

3- Aspecto moral y religioso – los rasgos más fundamentales en este campo los siguientes:

a- El hombre es totalmente obra del Salvador, con dos características importantes, semejanza con Dios, que procede del acto creador, y filiación divina en Cristo, manifestada por la Revelación.-

b- La consideración de la finalidad y del orden moral. El hombre tiene la posibilidad y obligación de perfeccionar su naturaleza, reproduciendo la imagen de Dios en su personalidad; no dejándose llevar por sus instintos, sino siguiendo las normas objetivas que se imponen a su inteligencia y a su voluntad y que le son dictadas por su conciencia y por la Revelación.-

c- La responsabilidad y la libertad, que hacen posible lo anterior son por

esenciales a la personalidad; aunque de hecho estén en muchos casos condicionadas, en todo hombre normal hay que darlas substancialmente como presentes.-

d- El sentido escatológico, del que no se puede prescindir para entender plenamente la personalidad humana.-

 

Estos tres aspectos o dimensiones de la persona constituyen un punto de partida para entender en su pleno sentido los elementos más importantes que integran la dignidad de la persona en relación a su propia naturaleza.-

 

En la encíclica Libertas, León XIII resume y actualiza una parte importante

del material tradicional cristiano sobre la libertad como elemento fundamental de la dignidad humana.-

La libertad viene considerada en el plano psicológico como la facultad de elegir, que constituye al hombre en auténtico dueño y responsable de sus acciones y es fruto de la intervención de la voluntad humana informada y dirigida por la inteligencia.-

La libertad moral es aquella que se ordena al bien conforme a la recta razón, es la libertad del bien; la de escoger el mal bajo apariencia de bien, un defecto de la libertad humana, aunque sea indicio de libre albedrío.-

En un orden social y político, la libertad es una característica propia de la persona humana y de su dignidad dentro de un orden social conforme a los principios cristianos.-

La Pacem in terris, de Juan XXIII, en esta misma línea, después de afirmar como fundamento de toda convivencia humana la persona, esto es, una ‘naturaleza dotada de inteligencia y libre albedrío’, concebirá toda la vida social y política en función de la libertad, exigencia de la dignidad humana, junto a la verdad, la justicia y el amor.-

La verdadera libertad es un signo de la imagen divina en el hombre. Dios ha querido dejar al hombre en manos de su propia decisión, para que así busque espontáneamente a su Creador, y alcance la perfección.-

Por ello, la dignidad de la persona supone que el hombre pueda obrar según su conciencia y por libre elección, por convicción interna personal, de manera tal que elegirá los medios adecuados con eficacia y decisión.-

 

Concilio Vaticano II – ha señalado el ligamen intrínseco que une a la dignidad humana con la libertad y la responsabilidad personal del hombre en el campo de los valores espirituales y religioso.-

La libertad humana viene considerada en su raíz última, en cuanto dependiente del dominio de Dios, que no la impide ni debilita, puesto que es el único que le puede dar su perfección última, como su fin supremo.-

La dignidad del hombre supone la libertad sin la cual no puede orientarse hacia el bien y no como la posibilidad de hacer cualquier cosa, aunque sea mala.-

Ya León XIII- decía que la ‘verdadera libertad es signo eminente de la imagen divina en el hombre. Dios ha querido dejar al hombre en manos de su propia decisión, para que así busque espontáneamente a su Creador y adhiriéndose libremente a éste, alcance la plena y bienaventurada perfección’.-

Por eso el Concilio dirá que la dignidad de la persona supone que el hombre pueda obrar realmente según su conciencia y por libre elección, por convicción interna personal y no bajo presión, ni siquiera interior, ni por coacción externa.-

Pero sólo se alcanza esa dignidad verdadera de la libertad ‘liberado totalmente de … las pasiones, tiende a su fin, eligiendo libremente el bien y los medios adecuados con eficacia y decisión’.-

En la declaración sobre la libertad religiosa, el concepto de libertad, estrechamente ligado a la dignidad de la persona humana, adquirirá matices nuevos, como inmunidad de toda coacción exterior frente a los poderes humanos; inmunidad que brota precisamente de la dignidad de la persona humana en cuanto dotada de inteligencia y voluntad libre, con responsabilidad absolutamente personal respecto a su vida moral, individual y social.-

 

16- Derechos naturales de la persona humana.

17- Desarrollar Derechos y Deberes Naturales de la Persona Humana

 

La dignidad del hombre, se manifiesta principalmente a través de los derechos fundamentales de la persona.-

         Persona Humana y derechos fundamentales

 

Pacem in terris  de Juan XXIII – para éste el respeto verdadero y efectivo de la dignidad de la persona consiste concretamente en la realización de sus derechos y deberes fundamentales y la convivencia social no es otra cosa que la encarnación de esos derechos y deberes dentro de un orden social fundado en la verdad, la justicia, el amor y la libertad.-

La dependencia entre la vida social auténtica y los derechos de la persona se establece además en un plano absolutamente universal, que se extiende no sólo al campo de las relaciones interindividuales o dentro del seno de la comunidad nacional y política, sino también en un ámbito internacional.-

Por ello, el principio del respeto efectivo a los derechos y deberes de la persona se constituye en el centro de toda la doctrina social.-

 

En esta encíclica que contiene la esencial dependencia entre la dignidad de la persona y sus derechos fundamentales, coloca como principio supremo que en la convivencia humana bien ordenada hay que establecer como fundamento el principio de que todo hombre es persona, teniendo por sí mismo derechos y deberes que dimanan de su naturaleza, derechos que son universales e inviolables y que no pueden renunciarse bajo ningún concepto.-

        

         Pío XI – ‘el hombre como persona tiene derechos recibidos de Dios, que han de ser defendidos contra cualquier atentado de la comunidad que pretendiese negarlos, abolirlos o impedir su ejercicio … es una persona … dotada por Dios con prerrogativas naturales, que son sus derechos fundamentales’.-

        

Derecho natural, derechos fundamentales de la persona y organización de la sociedad y el Estado

 

Los derechos fundamentales de la persona, son derechos naturales o contenidos en la ley natural.-

Las características generales que han sido admitidas en la teología tradicional de la Iglesia, se pueden reducir a tres:-

 

1) Un orden objetivo, impreso en la naturaleza por Dios, que se encarna objetivamente en las exigencias esenciales de la naturaleza humana y se concreta

subjetivamente en el derecho que todo hombre tiene de exigir esa serie de bienes y realidades que constituyen el orden moral dentro de la convivencia social, con el consiguiente deber de realizarlo y de respetarlo por parte de los demás.- El contenido del derecho natural presenta un lado objetivo y otro subjetivo, implicado en los derechos fundamentales de la persona.-

 

2) El derecho natural significa un conocimiento natural por el testimonio de nuestra conciencia, que descubre ese orden objetivo y subjetivo y lo manda perentoriamente seguir.-

 

            3) Una obligatoriedad, una fuerza moral y un vigor jurídico, que no les viene de ningún poder o ley humana, sino de la misma ley natural; de ese mismo orden objetivo y subjetivo que la naturaleza concede o impone según se trate de derechos o deberes.-

 

Por ser naturales, los derechos de la persona le son inherentes, moralmente imprescriptibles, intangibles, inviolables, inalienables y universales, como la propia naturaleza de la persona; afirmándose claramente su vigencia absoluta y permanente, en cuanto ligados esencialmente a la naturaleza y a la dignidad de la persona y de la que son sencillamente expresión moral y jurídica.-

Esos derechos al ser naturales, son queridos y establecidos por Dios y tienen por consiguiente una autoridad divina y sólo Dios, único ser de quien depende esencialmente la naturaleza, puede cambiarlos sustancialmente o determinarlos válidamente.-

Aquí se funda la doctrina católica de la inmutabilidad del derecho natural,

y en particular de los derechos verdaderamente fundamentales, que no impiden su oportuna aplicación y adaptación concreta a las diversas situaciones personales e históricas del hombre y la sociedad.-

No obstante y al estar frente a derechos fundamentales de la persona, anteriores al Estado y a la sociedad, éstos últimos no pueden abolirlos, negarlos o impedir su ejercicio, todo lo contrario; deben respetarlos, protegerlos y defenderlos contra los ataques.-

El bien común bien común, fin y razón de ser de la comunidad política y del Estado, tiene que definirse en función de esos derechos de la persona.-

 

La Iglesia ha recibido de su fundador la misión de guardar e interpretar el derecho natural y todo el contenido, institución, interpretación y aplicación de la ley natural, bajo su aspecto moral, está en sus manos.-

 

         Principales derechos fundamentales de la persona según la doctrina de la Iglesia

 

         Las declaraciones históricas de derechos dentro o fuera de las constituciones políticas, han llegado a determinar aspectos muy concretos y variables de la vida social.-

En cambio, la doctrina de la Iglesia se mantiene en un plano superior, de derecho natural, que tiene un valor universal y permanente, aunque su formulación concreta tenga que depender de las circunstancias que la rodean y

de los sujetos a que se dirige.-

Toda concretización de los derechos humanos que descienda hacia formas e instituciones positivas, de orden temporal, sujetas a cambios y circunstancias de tiempo y espacio, no pueden aspirar a un valor permanente y pierden validez en cuanto cambian los supuestos en que se fundan.-

Juan XXIII, reduce a cuatro grupos, todos los derechos fundamentales de la persona: derechos personales, derechos en el mundo económico, derechos sociales, derechos políticos.-

 

1. Derechos Personales

Expresión que usa la Gaudium et spes para referirse más bien a todos los derechos de la persona, en tanto que en la Pacem in terris se incluyen en este grupo cuatro series de derechos:

a) a la existencia y a un decoroso nivel de vida;

         b) a los valores culturales y morales;

         c) al culto de Dios según el dictamen de la recta conciencia;

         d) a la libre elección de estado, o sea a la familia o a la vocación religiosa y sacerdotal.

 

a) De derecho a la vida y a la integridad corporal y psicológica –  examen profundo de Pío XII, quien explicó todas las implicaciones morales y humanas de este derecho, que es el más fundamental de todos, pues supone todos los demás.-

La Pacem in terris no hace más que indicar este primer aspecto, para añadir inmediatamente su consecuencia más estrictamente social, que el derecho a los medios necesarios para un decoroso nivel de vida, cuales son, principalmente, el alimento, el vestido, la vivienda, el descanso, la asistencia médica y todos los servicios indispensables.-

b) Derecho a los valores morales y culturales – aparecen sólo en la Pacem in Terris con sus dos aspectos: valores morales (derecho al honor o respeto, a la verdad y a la educación) y a los valores culturales.-

Del derecho al honor y a la buena reputación social, que sólo se cita simplemente, Pío XII dice que era uno de aquellos derechos que el Estado debía siempre proteger, sin sacrificarlos o violarlos en aras de un pretendido bien común.-

En el derecho a la verdad, la Pacem in terris, señala un derecho bajo forma absoluta, el derecho a buscar libremente la verdad y sus consecuencias, sometidas a los límites que impone el orden moral y el bien.-

El derecho cultural, es el derecho ser educado, a recibir la educación y al acceso a los bienes de la cultura.-

c) Derecho al culto de Dios – debe entenderse a la luz de la declaración sobre la libertad religiosa del Concilio Vaticano II.-

 

d) Derecho a la libre elección de estado – sea a fundar una familia o a seguir la vocación del sacerdocio o de la vida religiosa.-

Este derecho, que incluye toda la difícil problemática actual del matrimonio, de la familia, de la situación del varón y de la mujer, de la educación de los hijos, ha sido objeto de un cuidado especial en la doctrina de la Iglesia.-

Los tres siguientes grupos de derechos: económico, sociales y políticos, y conforme al esquema de la Pacem in Terris, siguen el siguiente esquema.-

I. Derechos Económicos

a) Derecho al trabajo, con sus condiciones y con la exigencia de la libre iniciativa de su desempeño, o sea con sentido de responsabilidad

b) Derecho a la propiedad privada, que entraña una función social

 

II. Derechos Sociales

a) derecho de reunión;

b) derecho de asociación;

c) derecho de residencia y de emigración.

 

III. Derechos Políticos

a) derecho a tomar parte activa en la vida pública y contribuir al bien común;

b) derecho a la defensa legítima de sus propios derechos.

 

 

18- Describa cuáles son los atributos esenciales de la persona humana a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia y cómo se contraponen los mismos a las concepciones del liberalismo y del marxismo sobre el hombre.

 

Una de las características de la Pacem in terris es la presentación de un catálogo o declaración de derechos y deberes de la persona, formando un todo compacto y orgánico, como fundamento de toda la doctrina social, política e internacional.-

La presentación moderna de declaraciones de derechos, muchas veces como texto mismo de las constituciones políticas de los Estados, marca la tendencia moderna de redactar en fórmulas concisas y claras, exigiéndose sean establecidos en términos de derechos y deberes las relaciones entre los ciudadanos y los poderes públicos y se atribuya a estos mismos poderes, el reconocimiento, el respeto, el mutuo acuerdo, la eficaz tutela, el progreso continuo de los derechos y de los deberes de los ciudadanos.-

Esto es una señal indudable de que los seres humanos, en la época moderna, van adquiriendo una conciencia más viva de la propia dignidad que los impulsa a tomar parte activa en la vida pública y que exige también que los derechos de la persona -derechos inalienables e inviolables- sean reafirmados en las ordenaciones jurídicas positivas.-

La Declaración Universal de los derechos del hombre, proclama como ideal que todos los pueblos y naciones han de procurar el reconocimiento y respeto de los derechos y libertades.-

Se la debe considerar como un primer paso e introducción hacia la organización jurídico-política de la comunidad mundial, ya que en ella solemnemente se reconoce la dignidad de la persona humana de todos los hombres y se afirman los derechos que todos tienen a buscar libremente la verdad, a observar las normas morales, a ejercer los deberes de la justicia, a exigir una vida digna del hombre y otros derechos que están vinculados a

éstos y que por brotar inmediatamente de la dignidad de la persona humana, son universales, inviolables e inalienables.-

Para Juan XXIII,  esta declaración se ha de considerar como un primer paso e introducción hacia la organización jurídico-política de la comunidad mundial, ya que en ella se reconoce la dignidad de la persona humana de todos los hombres y se afirman los derechos que todos tienen a buscar libremente la verdad, a observar las normas morales, a ejercer los deberes de la justicia, a exigir una vida digna del hombre y otros derechos que están vinculados a éstos.-

Aquella declaración desde el punto de vista histórico, fue la primera declaración la que encarnó durante todo el siglo XIX los ideales de la sociedad liberal y bajo su bandera se fue transformando la estructura política y social de Europa, resaltando la autonomía y la libertad del individuo y la afirmación de la voluntad general, encarnada en la soberanía de la nación.-

Aquella declaración constituyó la inspiración de toda la organización política y jurídica en cuyos cauces se desarrolló el liberalismo y por donde discurrió también, el capitalismo liberal del siglo XIX.-

Los problemas económicos se impondrían a partir de la revolución técnico-industrial del siglo XVIII.- La supresión del derecho de asociación, que directamente iba contra la estructura feudal del antiguo régimen, de hecho retrasó muchos años la aparición de las asociaciones proletarias, que posteriormente y con la ayuda del movimiento social católico, al que daría impulso decisivo la Rerum novarum, iban a conseguir una transformación del orden existente merced a la aparición y desarrollo del llamado “derecho social”, que finalmente cambiaría el sentido de las mismas declaraciones de derechos constitucionales, obligando a enmiendas sustanciales dentro

de las constituciones ya vigentes.-

Las declaraciones de derechos de la persona se van haciendo comunes a todos los países e incluso coexisten con todas las formas de gobierno, incluidas las de tipo autoritario y totalitario.-

 

Pío XII desarrolla plenamente la doctrina de la persona y da un catálogo más amplio de los derechos fundamentales, el derecho a mantener y desarrollar la vida corporal, intelectual y moral y particularmente el derecho a una formación y educación religiosa; el derecho al culto de Dios, privado y público, incluida la acción caritativa religiosa; el derecho, en principio, al matrimonio y a la consecución de su propio fin: el derecho a la sociedad conyugal y doméstica; el derecho de trabajar como medio indispensable para el mantenimiento de la vida familiar; el derecho a la libre elección de estado; por consiguiente, también del estado sacerdotal y religioso; el derecho a un uso de los bienes materiales, consciente de sus deberes y de las limitaciones sociales.-

Juan XXIII, dirá al respecto de las declaraciones de derechos que se incorporan actualmente a los textos constitucionales, que ‘hay ciertos derechos y libertades del individuo -de cada individuo- o de la familia que el Estado debe siempre proteger y que nunca puede violar o sacrificar a un pretendido bien común (ej. derecho al honor, a la buena reputación, a la libertad de venerar el verdadero Dios, al derecho originario de los padres sobre sus hijos y a su educación…’.-

En la intención del Pontífice, la carta de derechos no debe considerarse como una simple declaración formal, teórica y abstracta.- La convivencia social no tiene sentido sino en función de los derechos.-

Los derechos y deberes del hombre deben llegar a ser vinculantes para los poderes políticos y para los miembros de la sociedad.- Los que llevan adelante al Estado, tienen como principal deber el de armonizar y regular los derechos con que unos hombres están vinculados a otros en la sociedad, de forma tal que sus derechos no dificulten la práctica de los deberes de los demás.-

Es una exigencia del bien común el que los poderes públicos contribuyan positivamente a la creación de un ambiente humano en el que a todos los miembros del cuerpo social se les haga posible y se les facilite el efectivo ejercicio de y el cumplimientos de sus derechos y deberes.-

El sentido más radicalmente social hay que verlo, sobre todo, en la correlación profunda que se establece entre los derechos y los deberes.- Cada uno debe tener conciencia y exigencia de sus propios derechos, pero al mismo tiempo conciencia y exigencia del cumplimiento de los deberes que van inseparablemente unidos a la realización de sus derechos.-

Los derechos naturales, están inseparablemente unidos en la persona que los posee, con otros tantos deberes, y tanto unos y otros tienen en la ley natural, que los confiere o los impone, su fuerza indestructible.-

Al derecho de todo hombre a la existencia, por ejemplo, corresponde el deber de conservar la vida; al derecho a un nivel de vida digno, el deber de vivir dignamente y al derecho a la libertad, en la búsqueda de la verdad, el deber de buscarla cada día más amplia y profundamente.-

El segundo movimiento está representado por la correspondencia entre el derecho en uno y la obligación o deber de reconocerlo en los demás y que en el caso de los derechos y deberes fundamentales, proviene de la fuerza moral de la ley natural que los concede y los impone.-

La correlación entre derechos y deberes, constituye la sustancia misma de la convivencia social, fruto de la naturaleza social del hombre y lleva consigo no sólo la exigencia de una colaboración social, éticamente insoslayable, sino también todas las condiciones morales que, según la Pacem in terris, definen esa convivencia: verdad, justicia, amor y libertad.-

La encíclica señalará que una convivencia humana bien organizada exige que se reconozcan y se respeten los derechos y deberes mutuos.- Cada uno debe aportar generosamente su colaboración a la creación de ambientes en los que así derechos como deberes se ejerciten cada vez con más empeño y rendimiento.- Los hombres deben reconocer y cumplir sus derechos y obligaciones.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolilla 3

19- Desarrollar el concepto de Bien Común

Pío XIII y Juan XXIII, dirán:- “El bien común consiste y tiende a concretarse en el conjunto de aquellas condiciones sociales que consienten y favorecen en los seres humanos el desarrollo integral de su propia persona (…). Alcanza a todo el hombre, tanto a las necesidades del cuerpo como a las del espíritu”.-

         Es un conjunto organizado de riquezas, servicios y bienes que interesan a la sociedad y a cada una de las personas que la componen y que son necesarios para que éstas puedan alcanzar su bienestar.-

Es un ambiente que hace posible la expansión de todos los miembros del cuerpo social, sean personas en sí mismas, sociedades o comunidades intermedias (familia, sindicato, asociaciones recreativas, etc.), mediante las cuales los hombres despliegan su personalidad.-

Es un bien objetivo que existe realmente fuera del individuo, pero dentro de la sociedad, y que es efectivo del hombre.- Que congrega y une a los miembros de la sociedad como objetivo común al que todos ellos tienden.-

Comprende elementos materiales, pero que es principalmente un bien moral, que está asegurado por un conjunto de condiciones exteriores y por la unión y coordinación de los esfuerzos de todos para el conjunto de los ciudadanos.-

Un bien que debe tener por efecto el perfeccionamiento de los hombres, permitiéndoles y facilitándoles un bienestar espiritual y material, el desarrollo de las cualidades y funciones de su vida material, intelectual y religiosa, una vida conforme a la de Dios.-

Es un bien superior que condiciona la existencia, vitalidad, bienestar y la dicha de un pueblo.- Salvaguarda los derechos de la persona humana y les facilita el cumplimiento de sus deberes.-

El servicio al bien común es una forma de practicar la virtud de la caridad,  social y política.-

 

Para el hombre, el bien común es un fin mediato, en tanto que el fin último es Dios y es por tal motivo que aquel, es utilizado por el ser humano como medio para llegar a su fin, de tal manera trascenderá a la sociedad, porque su meta está más allá de ella.- Se constituye así en un bien de la colectividad donde el hombre haya los medios para perfeccionar su propia vida y alcanzar una felicidad perfecta y en último término ascender hacia Dios.-

 

20- Primer principio y último fin del Hombre

Santo Tomás afirmó que el hombre es un ser sociable, para lo cual, debe estar dotado de la necesidad de unirse en sociedad antes de formar, en común con otros seres una sociedad política.-

Ser sociable implica pertenecer a la familia humana y ser político es una de las diversas manifestaciones de la naturaleza sociable del hombre, que le impulsa a constituir agrupaciones denominadas naciones o repúblicas.-

 

Todo hombre necesita, en primer término, la ayuda divina y en segundo lugar, auxilio humano, puesto que no posee en sí mismo todo lo que necesita para vivir.-

La sociedad es necesaria en el orden natural, para alcanzar la perfección de la personalidad humana, para una vida humana completa.- El desarrollo habitual de los seres humanos y la perfección de su naturaleza se encuentran en la sociedad, por medio de la cual son conducidos hacia su último fin.-

El hombre reconoce que solamente dentro de aquella puede perfeccionarse y llegar a la plenitud de sus aptitudes, allí puede hacer frente a sus necesidades materiales en forma adecuada, desarrollar su inteligencia, comunicar sus ideas, fortalecer su voluntad, ejercitar el dominio de sí mismo y cosas similares que lo elevan a un nivel de vida auténticamente humano.-

Dentro de la sociedad, el individuo lucha por acrecentar el bien común y recibe en cambio los auxilios que necesita para compensar las deficiencias de su naturaleza humana y alcanzar así mayor perfección.-

El origen y el fin esencial de la vida social ha de ser la conservación, el desarrollo y el perfeccionamiento de la persona humana, ayudándola a poner en práctica los valores de la religión y de la cultura.- El hombre es y debe ser el sujeto, fundamento y fin esencial de la vida social.-

 

21- Explicar en qué consiste el principio de subsidiariedad

 

22- ¿Qué dice el principio de subsidiariedad según la DSI? Dé un ejemplo concreto.

 

El principio de subsidiariedad es un principio jurídico moral fundamental y de orden social, que es concebido solamente como un principio limitador de la competencia del Estado, mientras que en rigor, es una ley de prelación de responsabilidad y competencias de validez general.-

Un aspecto positivo de este principio, reside en la responsabilidad moral personal por la realización de las tareas vitales esenciales, que constituye el fundamento de los derechos personales, y con ello del principio de subsidiariedad.-

La posibilidad del cumplimiento de unos deberes irrenunciables de personas y comunidades es protegida por el principio de subsidiariedad en cuanto principio de Derecho natural y de orden social.-

Sólo cuando los individuos y las comunidades miembros se hallan dispuestos a cumplir su cometido con conciencia de su deber y con plena responsabilidad, se hace realidad el orden social, estatal y económico inserto en el principio de subsidiariedad.-

Aquel determina una medida máxima de libertad ordenada, ligado a una responsabilidad y a una conciencia responsable que dicho principio exige, tanto para los individuos como para el ordenamiento social en sus diversos aspectos.-

Aspectos del Principio de Subsidiariedad

 

         1- El bien común no es un fin en sí.- El principio de subsidiariedad es el principio social cristiano, que rechaza toda forma de absolutización de los fines sociales.-

 

         2- Expresa la esencia y derechos suprasociales del individuo que se inducen de su personalidad moral.- Afirma que el hombre no puede ser reducido a mero instrumento al servicio de los fines sociales (ej. se opone a la degradación del hombre como mero factor de la producción).-

 

         3- Expresa la igualdad originaria de todos los derechos morales, de los  del individuo y de los de las comunidades fundadas en la naturaleza social humana (ej. la familia, el municipio, la comunidad profesional, el pueblo, la nación, el Estado, la comunidad internacional, la Iglesia), conformándose en un principio jurídico comprensivo.-

 

Todas aquellas tienen una esencia y unos derechos morales de igual origen, que no derivan ni se transmiten de unos a otros, por ello, los derechos de cada uno han de ser respetados por todos los demás.-

De este modo, el Estado es sólo una más entre estas comunidades, tiene derecho propio, pero también tiene que respetar los derechos de los otros.-

Atribuidos a las comunidades particulares por los fines vitales inscritos en la naturaleza humana, las competencias y derechos de estas comunidades reciben su orden a través de la unidad de la naturaleza humana, o sea, su recíproca vinculación, supraordinación y subordinación.-

 

         4Es la ley de prelación de las responsabilidades de la vida social.-  El individuo y las sociedades miembros tienen la primera responsabilidad en la realización de las funciones vitales atribuidas a los mismos por la naturaleza del hombre, la cual es de índole moral.-

Es irrenunciable; el individuo y la sociedad miembro están normalmente obligados a corresponder a su responsabilidad a partir de sus propias fuerzas, dentro de la medida de lo posible y a esperar y pretender la ayuda de la comunidad estatal sólo en cuanto no alcancen sus fuerzas.-

 

         5- Es la ley de prelación de los derechos en la vida social – La responsabilidad moral personal genera competencias personales garantizadas moralmente y que al ser derechos naturales, son preestatales y supraestatales, fundados en el orden moral.-

Su respeto, garantía y aseguramiento constituyen una finalidad esencial del bien común estatal; su lesión, lo será a los deberes del bien común estatal y del ordenamiento jurídico moral.-

 

         6- Es la ley de prelación de las libertades en la vida social.-   La facultad del Estado de intervenir en estas esferas necesita de una especial justificación en función de la situación del bien común.-

En cuanto ley de prelación de la libertad, exige una política de bien común con la tendencia a la ampliación de la esfera de libertad de conformidad con la ley fundamental de la libertad.-

 

         7- Es el principio de la autonomía de las comunidades menores: además de las familias, la comunidad local y la comunidad profesional, especialmente.-

La efectividad de ésta autonomía, reside en el interés de la comunidad total, obligada al pleno despliegue de su propio bien común (interés del Estado).-

 

         8- Es el principio de la descentralización del poder social. –  El bien común se despliega con tanta mayor amplitud y riqueza cuanto más poderoso sea el despliegue de las sociedades, miembros conscientes de sus intereses y cuanto más se limite la autoridad central a la actividad meramente directiva, coordinadora y de supervisión.-

La actividad del dirigente será tanto más efectiva, si se extiende a los individuos por medio de las autoridades subordinadas.-

 

            9- Es el fundamento jurídico de la “sociedad” a diferencia del Estado y en oposición a éste.-   Sociedad en sentido general es el Estado, pero en sentido estricto, es aquella que no es Estado, son los ordenamientos de las esferas naturales de la libertad individual y social los que quedan sustraídos a la intromisión del Estado, sin excepción (esfera de la conciencia) o con la excepción de especiales estados de necesidad de la comunidad.-

 

         10- El principio de subsidiariedad como principio de orden social exige la “sociedad libre”,  en la cual están garantizados de hecho y de derecho los derechos naturales que, limitados sólo por las exigencias del bien común, tienen los ciudadanos, sus comunidades naturales y sus asociaciones en orden a la libre consecución de sus fines e intereses en las esferas políticas, económicas, sociales, caritativa, espiritual y religiosa.-

 

         11- En cuanto principio de orden social, exige la “sociedad abierta”.       Es la comunidad estatal cuyos ciudadanos, individualmente e integrados en sus asociaciones sociales, poseen libertad de tráfico con el extranjero, correspondiendo a la vez a los extranjeros plenos derechos, compatibles con las exigencias del bien común, en la misma extensión que a los ciudadanos propios (exceptuando, el derecho de voto y el desempeño de los cargos públicos).-

Refieren al intercambio cultural en el ámbito de la ciencia, el arte, la literatura, al libre contacto en el ámbito social y político (sindicatos y partidos políticos); en el ámbito religioso, a través de la Iglesia y sus miembros; en cuanto al derecho a la información, la ausencia de temor de la opinión pública mundial.-

 

         12- En cuanto principio jurídico y de orden social, es el principio de la libertad de los intereses individuales en el seno del ordenamiento del bien común.  Dentro de este último, el individuo tiene el derecho de hacer y omitir todo aquello que sirve al fomento de sus intereses.-

 

         13- El principio de subsidiariedad como principio jurídico y de orden social da lugar al principio de la autoayuda al servicio de los intereses de grupo, de conformidad con las exigencias del bien común y dentro del ordenamiento

del mismo.

     La ayuda del Estado, se limita a casos en los cuales los grupos afectados son incapaces de hacerse cargo por sí mismos.-

Limita la actividad estatal a lo necesario y exige que la ayuda estatal tome, a ser posible, la forma del estímulo de la prestación.-

 

         14- Es el principio que garantiza su derecho a la capacidad de obrar social y política.-  Define la relación de individuo y sociedad con sus derechos y deberes, que no siempre son los mismos, producto de la evolución que opera en ambos.-

         15- Es base de un amplio ámbito de configuración de la comunidad según valores y objetivos cuya elección corresponde a la sociedad. –   En la sociedad política y socialmente capaz la decisión de grupos de la misma y que sustentan intereses contrapuestos.-

Los principios jurídicos naturales son límites que no pueden traspasar el individuo ni la comunidad, sin lesionar sus derechos.-

         16- Constituye, tanto como el principio del bien común, una ley ontológica del orden social.-  El bien particular de los miembros de la sociedad, puede ser una realidad en una sociedad ordenada.-

Los miembros de la sociedad (individuos y sociedades miembros), poseen como consecuencia del orden ontológico de la naturaleza humana, sus propios fines individuales y comunitarios; por tal razón, el principio de subsidiariedad constituye un principio estructural concreto y vinculante del orden social en todas sus esferas: estatal, económica, social, cultural; pues tales fines son el fundamento de obligaciones y derechos personales, en cuanto tales, de los respectivos ordenamientos del bien común de las comunidades menores y con ello del orden estructural de la sociedad.-

23- Dar un ejemplo de aplicación del principio de subsidiariedad en la sociedad actual.

El principio de subsidiariedad, como principio jurídico y de orden social y protector del cumplimiento de deberes irrenunciables de personas y comunidades, es aplicado a la descentralización del poder social, como ley de máxima relevancia, debido a la competencia universal del Estado y a la omnipotencia estatal, a la centralización y colectivización.-

En cada Estado las relaciones que median entre la autoridad pública y los ciudadanos, las familias y los grupos intermedios, necesitan una regulación por el principio de la acción subidiaria.-

El bien común se despliega con mayor profundidad y riqueza cuánto más vivo y poderoso sea el despliegue de las sociedades y cuánto más se limite la autoridad central a la actividad meramente directiva, coordinadora y supervisora.-

Así, el ámbito de las relaciones del Estado y la Sociedad y dentro de ésta última, a las relaciones entre sus distintos componentes, es donde rige éste principio.-

En el orden internacional, la misión propia de la autoridad será examinar y resolver los problemas relacionados con el bien común universal en el orden económico, social, político o cultural, ya que por su gravedad, amplitud y urgencia, presentan dificultades superiores a las que pueden resolver satisfactoriamente los gobernantes de cada nación, aunque sin limitar la esfera de acción o invadir la competencia propia de la autoridad pública de cada Estado.-

            24- Las Virtudes Sociales: Justicia y Caridad

La sociedad es una agrupación de seres humanos.- “Agrupación” implica una multitud de otros seres; “hombres” no dice que esos seres son hermanos; al decir “otros” entramos en el terreno de la justicia y con “hermanos”, en el de la caridad, por ello las primeras virtudes sociales son la justicia y la caridad.-

Iniciamos nuestra vida con una naturaleza definida que avanza hacia una meta determinadas, al dirigir sus acciones según ciertas líneas que conducen a determinados fines que el hombre conoce y desea, edifica una “segunda naturaleza”, añadiéndole a sus aptitudes originarias una serie de hábitos intelectuales que facilitan sus movimientos propios y lo encaminan hacia el conocimiento.-

La voluntad del hombre lo encamina hacia su meta, hacia su fin, pero no sólo con el conocimiento, sino también con las virtudes morales, aquellas que mueven su voluntad, dirigen su conducta y pueden encaminarlo hacia dicho fin.-

Las virtudes morales (justicia, prudencia, fortaleza y templanza); son hábitos que una vez poseídos, no sólo inclinan hacia un obrar virtuoso, sino también un obrar de acuerdo con la virtud.-

Teniendo en consideración que las virtudes son los hábitos moralmente buenos porque conducen al hombre hacia su meta, el hombre vive rectamente, tal como conviene a su dignidad humana.- Sin virtud, se aparta de su fin.-

 

  • La virtud de la justicia

 

La justicia es una virtud, un hábito moral, es decir, regula las actividades del hombre; que se caracteriza por una firme resolución de dar a cada uno lo suyo.-

Es aquella virtud moral que nos dispone y mueve a respetar los derechos ajenos.- El hábito por el cual nos inclinamos, con voluntad constante y permanente, a dar a otro lo que le es debido y por consecuencia, perfecciona al

individuo dotado de justicia.-

  • Clases de justicia

 

Los individuos están obligados a contribuir al bien común, ésta es su obligación, surgiendo el interrogante acerca del deber correlativo de aquellos frente a la sociedad.-

Santo Tomás, hablará de:

– Justicia Legal: es la que conduce al hombre al bien común de acuerdo con su capacidad y que residirá en la posibilidad de los individuos frente a la sociedad, en el ‘dar a cada uno lo suyo’.-

 

– Además de la justicia general, existe también la justicia particular, dirigida al individuo y que se divide en 2 tipos; la primera, por la cual la comunidad salda su deuda con los individuos, atendiendo a los derechos personales de éstos; la segunda, por la cual os individuos pagan sus deudas a otros individuos.-  La justicia privadao particular siempre se dirige a otro individuo.-

– Justicia Distributiva: cuando la tendencia u orientación de la justicia va de la sociedad o del gobernante al individuo.- Rige la distribución del bien común

entre todos y cada uno.-

 

– Justicia Conmutativa: es la ejercida por individuos para con otros individuos.- Bajo este concepto “de individuo a individuo” han de englobarse también las personas morales, tales como corporaciones y otros organismos.-

Esta justicia gobierna los intercambios (ej. comerciales – comprador/vendedor) y se aplica también a bienes individuales (personas).-

  • La justicia social

No es otra que la justicia legal de Santo Tomás y en el orden social, se centra en la idea del interés del individuo en el bienestar de los otros, obtenido mediante la prosperidad del núcleo social.-

Parecería que la justicia social fuese la justicia legal que promueve el bien individual lo mismo que el colectivo y a la cual se suma un poco de esta justicia distributiva, que considera como bien común el de los miembros de la sociedad.-

Así como la justicia satisface derechos; la caridad, necesidades.-

Esta última es un hábito, una virtud que nos inclina a la bondad y cuyo objetivo es Dios, ella mueve al individuo hacia su Creador y lo impele a dar el primer lugar en su vida al Señor y Dueño.-

Caridad

Como la justicia, es un hábito, puesto que nos inclina a la bondad, es una virtud.-

A diferencia de la justicia, no son su objetivo los actos humanos, y por ello difiere de las virtudes morales.-

El objetivo de la caridad es Dios; ella mueve al individuo hacia su Creador y lo impele a dar el primer lugar en su vida al Señor y Dueño.-

Es una virtud teologal, como la fe y la esperanza, porque las tres se ordenan a Dios; Él es su objeto.-

  • La caridad es una virtud social

 

Su fundamento es divino, si ama a Dios por El mismo, el individuo ha de

amar también a los hijos y amigos de Dios, no porque sean necesariamente amables, sino por amor a Dios.-

La razón muestra nuestra propia existencia y la de nuestro prójimo; la caridad -que es superior a la razón- extiende nuestro interés más allá del propio yo, hasta llegar al semejante, donde se ven en él al hijo de Dios.-

Es un lazo que une a la multitud para convertirla en una unidad de hombres que buscan el objetivo de la felicidad.-

 

25- Enuncie el principio de solidaridad. Dé un ejemplo.

 

El ordenamiento del bien común y el orden de solidaridad constituyen,

dos caras de un mismo orden social único, en cuanto orden ontológico social, que, debido a la unidad de la naturaleza humana (individual y social), sólo puede ser un orden unitario en sí.-

De aquí que el principio del bien común no sea menos ley ontológica del bien particular de los miembros de la sociedad que del bien del todo social y el principio de subsidiariedad no es menos ley ontológica del bien común social que lo es del bien particular de los miembros de la sociedad.-

Puesto que ambos, el bien particular y el bien común, se condicionan mutuamente en su ser, el primero puede ser en su realización parte del segundo, mientras que el segundo sólo puede tener realidad en el bien de los miembros de la sociedad.-

En esta recíproca vinculación ontológica, pueden el principio del bien común y el de subsidiariedad ser concebidos como uno solo, el de solidaridad.-

 

Este es principio de ser y de deber ser: el principio de la recíproca vinculación ontológica de los hombres en la realización de sus funciones vitales y culturales y su vinculación moral al bien común en la realización de su bien particular, pero con el bien particular esencial como fin determinante de todo ordenamiento de bien común.-

El principio de solidaridad queda referido al hecho psicológico, originario, de la vida social, de que para la gran mayoría de los hombres el motivo capital de su obrar es el propio interés y de que para ellos constituye igualmente un motivo capital de subordinación de sus intereses al interés común el fomento del propio interés (el núcleo esencial de verdad de la idea del interés “bien entendido”).-

  • Significaciones vinculadas

 

            – Principio Ontológico:  en el orden social, la solidaridad se verifica en el individuo que se halla ordenado a la comunidad por efecto de su tendencia social esencial y también la comunidad, que no es otra cosa que los individuos en su vinculación comunitaria, que se halla ordenada a los individuos, de los cuales está compuesta y en los cuales y para los cuales existe, a la vez que sólo realiza su sentido en y a través de la plena realización personal de los mismos.-

Sobre esta relación ontológica se alza la correspondiente estructura de valores y de conducta.-

 

– Principio Jurídico: el orden social es un orden jurídico y el principio de solidaridad (responsabilidad común en recíproca vinculación), garantiza la posición irrenunciable del hombre dentro de la vida social, sin afectar el valor y autonomía de las totalidades sociales (familia, pueblo, Estado, familia humana, asociaciones).-

– Principio de Virtud: el principio de solidaridad una actitud y un modo

de comportamiento en el cual adquiere un claro perfil, el interés particular que es puesto al servicio de la responsabilidad social (ej. empresas, fábricas, etc.).-

 

– Principio de Interés: la solidaridad de éste tipo, da cohesión a un grupo y a los intereses del mismo.- Los fines y los medios de la realización de los intereses de grupo se hallan siempre ligados moralmente a la responsabilidad social en el sentido de no poder ser lesionados por dicha realización el amor social y la justicia social.-

En el orden de la realidad, el principio de solidaridad, constituye el principio dominante de la organización del sistema económico y social: el principio del equilibrio de los intereses colectivos de los grupos económicos y sociales en virtud del poder político, económico y social de que disponen.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolilla 4

26- El  Matrimonio: Su naturaleza, fines y  propiedades esenciales

27- ¿Cuáles son las características distintivas y los fines del matrimonio según la D.S.I.?

 

Naturaleza del matrimonio

 

– Casti connubii : “este inamovible e inviolable fundamento: el matrimonio no ha sido instituido ni restaurado por obra humana, sino divina; ha sido protegido con leyes, confirmado y elevado no por los hombres, sino por el propio Dios, autor de la naturaleza y por el restaurador de esa misma naturaleza, Cristo Nuestro Señor; leyes que, por consiguiente, no pueden estar sujetas a ningún arbitrio de los hombres, a ningún pacto contrario ni siquiera de los propios contrayentes”.-

 

     – Gaudium et Spes : “por su índole natural, la institución del matrimonio y el amor conyugal están ordenados por sí mismos a la procreación y a la educación de la prole, con las que se ciñen como con su corona propia. De esta manera, el marido y la mujer, que por el pacto conyugal ya no son dos, sino una sola carne, con la unión íntima de sus personas y actividades, se ayudan y se sostienen mutuamente, adquieren conciencia de su unidad y la logran cada vez más plenamente.- Esta íntima unión, como mutua entrega de dos personas, lo mismo que el bien de los hijos, exige plena fidelidad conyugal y urge su indisoluble unidad”.-

 

      – Pablo VI en la Humanae Vitae: “El matrimonio no es … producto de la evolución de las fuerzas naturales inconscientes; es una sabia institución del Creador para realizar en la humanidad su designio de amor.- Los esposos, mediante su recíproca donación personal, propia y exclusiva de ellos, tienden

a la comunión de sus seres en orden a un mutuo perfeccionamiento personal,

para colaborar con Dios en la generación y en la educación de nuevas vidas. En los bautizados el matrimonio reviste, además, la dignidad de signo sacramental de la gracia, en cuanto representa la unión de Cristo y de la Iglesia”.-

 

El matrimonio tiene 2 dos fines esenciales: el amor mismo de los esposos, y la generación y educación de los hijos, que componen una íntima y profunda

unidad, de tal modo que son inseparables.-

Ambos fines determinan las propiedades esenciales del matrimonio:

su unidad -unión de un hombre y una mujer-, lo que excluye la poligamia;

su indisolubilidad -”hasta que la muerte los separe”- que excluye el divorcio y su fecundidad, lo que excluye toda práctica anticonceptiva ó abortiva.-

 

Fecundidad y Anticoncepción

– Gaudium et Spes : “El cultivo auténtico del amor conyugal y toda la estructura de la vida familiar que de él derivan … tienden a capacitar a los esposos para cooperar … con el amor del Creador y del Salvador, quien por medio de ellos aumenta y enriquece diariamente a su propia familia…”.-

– Pío XI en la Casti Connubbi: en virtud de lo antes dicho ‘todo uso del matrimonio en cuyo ejercicio el acto quede privado, por industria de los hombres, de su fuerza natural de procrear vida, infringe la ley de Dios y de la naturaleza y quienes tal hicieren contraen la mancha de un grave delito’.-

En razón de que el fin mismo del matrimonio es estar al servicio de la vida, transmitiendo la imagen divina del hombre al hombre, se excluyen como vías lícitas para la regulación de los nacimientos, la interrupción directa del proceso generador ya iniciado, y sobre todo el aborto directamente querido y procurado

aunque sea por razones terapéuticas.-

También se excluyen la esterilización directa, perpetua o temporal y toda acción que sea medio o fin de hacer imposible la procreación.-

Para Pablo VI, las consecuencias sociales de la anticoncepción, son la degradación inevitable de la moral sexual y la proclividad de los poderes públicos a invadir con medidas drásticas la esfera de la intimidad conyugal.-

 

  • Patria Potestad y Poder Público

 

            a) Los derechos fundamentales de la familia

Hay una reciprocidad de derechos y deberes entre la familia y la sociedad.- Enseña Juan Pablo II: “La conexión íntima entre la familia y la sociedad, de la misma manera que exige la apertura y la participación de la familia en la sociedad y en su desarrollo, impone también que la sociedad no deje de cumplir su deber fundamental de respetar y promover la familia misma (…). La sociedad, y más específicamente el Estado, deben reconocer que la familia es una “sociedad que goza de un derecho propio y primordial” y por tanto, en sus relaciones con la familia está gravemente obligado a atenerse al principio de subsidiariedad. Por esto, la Iglesia defiente … los derechos de la familia contra las usurpaciones intolerables de la sociedad y del Estado” .-

 

– Rerum Novarum : no hay ley humana que pueda quitar al hombre el derecho natural y primario de casarse, ni limitar la finalidad principal del matrimonio, instituido en el principio por la autoridad de Dios.-

Siendo la familia anterior a la sociedad, sus derechos y deberes son previos a ésta última y más naturales.-

Entre los principales atropellos de la potestad civil sobre la estabilidad e intimidad de la familia, la Iglesia ha enfrentado aquellos que afectan a los fines

esenciales del matrimonio: el divorcio que hiere la constitución y cohesión de la familia y las métodos anticonceptivos, que limitan la fecundidad y el derecho y deber primordial de los padres de familia en la educación de los hijos.-

 

28- ¿Puede la Iglesia anular un matrimonio válidamente contraído? Fundamentar la respuesta.

 

Enseña la Iglesia, como intérprete de la ley moral natural, que el matrimonio es de naturalmente indisoluble, “pues aquello del Señor: Lo que Dios unió, el hombre no lo separe, dicho del matrimonio de los primeros padres, prototipo de todo matrimonio futuro, debe necesariamente y en absoluto entenderse de todos los verdaderos matrimonios”.-

La Casti Connubii, reprueba el divorcio como práctica de hecho e institución legalizada, urgiendo la indisolubilidad del matrimonio.-

El matrimonio es una realidad entre dos personas, de la mayor trascendencia social y pública.- En él se juega el destino de la sociedad toda.- La fuerza de cohesión interna del matrimonio y la familia, es la fuerza de cohesión interna de la sociedad civil, no en vano se trata de la ‘célula madre’.- Éste es el fundamento por el que la Iglesia no puede anular un matrimonio válidamente contraído.-

 

29- Fundamentar la importancia de la familia como célula básica de la sociedad.

 

Familia designa, al grupo consanguíneo entero y al hogar doméstico de los que viven bajo el mismo techo.-

En sentido restringido, es la comunidad de vida de padres e hijos (societas naturalis parentalis), fundamento, fuente primera ó célula madre de la sociedad civil que se funda a su vez, en el matrimonio o “alianza matrimonial por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole.-

La persona humana, ingresa en la sociedad a través de la familia; el primer ejercicio de su sociabilidad natural es su ejercicio familiar.- La naturaleza hace al ser humano incapaz de valerse por sí mismo durante un período relativamente largo de su existencia; esta extensión de la niñez -y de la adolescencia y juventud, en sentido más amplio- expresa un designio natural y divino: el “hacerse hombre” del hombre, “hacerse ciudadano”, proceso confiado en primerísimo lugar a la familia como sociedad originaria y fundacional.-

Ella tiene a su cargo la primera “socialización” del ser humano, la primera educación de los hábitos morales, de las virtudes cívicas, sociales y políticas; así la entera sociedad civil

 

– Pío XII – llama a la familia “fuente primera y necesaria de la sociedad humana” y “célula madre” de la sociedad, advirtiendo que cuando ella deja de

ser “el fundamento de la sociedad, el ámbito primero de toda educación y cultura”, la sociedad se desliza hacia la despersonalización y la masificación.-

Juan XXIII en la Pacem in Terris – “…la familia … se funda en el matrimonio libremente contraído, uno e indisoluble, es necesario considerarla

como la semilla primera y natural de la sociedad humana. De lo cual nace el

deber de atenderla con suma diligencia tanto en el aspecto económico y social como en la esfera cultural y ética; todas estas medidas tienen como fin consolidar la familia y ayudarla a cumplir su misión”.-

– Gaudium et Spes “la familia (…) constituye el fundamento de la sociedad”.-

 

“Célula” y “fundamento” significan que la familia prefigura la cohesión interna y la calidad moral de la sociedad entera.-

 

– Juan Pablo II – “Se dice justamente que la familia es la célula fundamental de la vida social. Es la comunidad humana fundamental. Cual es la familia, tal es la nación, porque tal es el hombre”.-

“Matrimonio y familia son hoy … célula germinal para la renovación de la sociedad … red que da firmeza y unidad … El Estado y la sociedad inician su propia ruina en el momento en que no promuevan ya activamente el matrimonio y la familia, en el momento en que no los protejan”.-

 

30- Qué son y para qué sirven los denominados cuerpos o asociaciones (sociedades) intermedias

31- Los cuerpos intermedios: su función dentro de la sociedad

 

La acción de los individuos y familias por una parte y la del Estado por otra, no bastan en modo alguno para constituir el orden social.- Entre individuos y Estado es indispensable el tejido institucional de las “asociaciones intermedias” o “cuerpos intermedios” (gremios, sindicatos, colegios profesionales, etc.), ya que cuando éstos han faltado, se ha producido la indefensión de individuos y familias, al absorber el Estado a la sociedad.-

Son organizaciones que se encuentran entre las sociedades de carácter público y privado que tienden a crear el orden social, mediante la defensa de los derechos de los individuos, aminorando la presión del estado.-

Entre individuos y Estado es indispensable el tejido institucional de las asociaciones intermedias, y el Estado debe favorecer y respetar la iniciativa de éstos grupos.- Cuando las autoridades se dedican a alentar iniciativas orgánicas de base, éstas tienen mayores posibilidades de prosperar.-

 

Naturaleza y función de las asociaciones intermedias

 

Así como el hombre es llevado a constituir la sociedad civil, busca la formación de otras sociedades entre ciudadanos, pequeñas e imperfectas, mediando diferencias entre éstas.-

El fin establecido por la sociedad civil ó pública alcanza a todos.-

Las que se forman dentro de ella, se consideran privadas, ya que su finalidad inmediata es el bien privado de sus miembros; fundándose en el derecho de asociación inherente al ser humano, cumpliendo un papel importante en el orden social, sean de tipo económico, cultural, deportivo, educacional, religioso, etc..-

– Pío XII : refiere a que en el campo social, las estructuras sociales como el matrimonio y la familia, la comunidad, las agrupaciones profesionales y la unión social en la propiedad privada, son las células esenciales que aseguran la libertad del hombre.-

Las sociedades intermedias no son órganos estatales, pero sus principales formas entran en el dominio del derecho público, a saber:

– el municipio : erigido a partir del asiento territorial y que a pesar de los cambios sufridos, sigue siendo lazo de los más frecuentes e indispensables intercambios humanos.-

– el sindicato : originadas a partir del trabajo, es una facultad de obreros y patronos el de constituir asociaciones de éste tipo, mediante las cuales puedan defender sus propios derechos y obtener mejoras, tanto de orden espiritual como corporal.-

– la universidad: destaca entre las asociaciones intermedias de carácter cultural, además de las surgidas en torno a necesidades religiosas, espirituales y apostólicas, dentro de las cuales el hombre pueda dar satisfacción a las exigencias justas de su personalidad.-

ü      Cuerpos intermedios, subsidiariedad y solidaridad

 

La subsidiariedad estatal comprende, en relación a los cuerpos intermedios, una doble función:

 

1- Negativa: aquello que los individuos particulares pueden hacer por sí

mismos y con sus propias fuerzas, no se les debe quitar y entregar a la comunidad; principio que tiene igual valor cuando se trata de asociaciones o agrupaciones menores y de orden inferior respecto de las mayores y más elevadas.-

 

2- Positiva: las autoridades, en virtud del principio de la función subsidiaria, tienen que favorecer y auxiliar a la iniciativa privada

 

De este modo, el Estado debe a la vez respetar y favorecer la iniciativa de las sociedades menores, porque la vitalidad social circula de abajo hacia arriba, desde dentro hacia afuera.-

A la vez, debe operar aquí también el principio complementario al de subsidiariedad: el principio de solidaridad o de totalidad, en virtud del cual las autoridades públicas deben asegurar que las iniciativas de los cuerpos intermedios se subordinen al bien común de la sociedad entera, sin aislarse en un estrecho particularismo ni excederse en direcciones contrarias al bien común.-  Una y otra acción del Estado convergen en un mismo efecto: el enriquecimiento de la fuerza de cohesión interna de la sociedad.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolilla 5

32- Fundamentar la importancia del carácter subjetivo del trabajo humano.

33- Explicar  la importancia del carácter subjetivo del trabajo humano

34- Fundamentar la importancia del carácter subjetivo del trabajo humano.

Los dos grandes desafíos que plantea hoy el trabajo humano, como centro de la cuestión social, son la organización externa del trabajo para que sea ejercido en condiciones verdaderamente humanas y la transfiguración interior del trabajo para que sea realizado con plenitud de sentido o con arreglo a su destino último o santificante.-

Pío XII – considera que ni el trabajo ni su organización, sirven para garantizar la dignidad del trabajador, sino la religión y todo lo que ella ennoblece y santifica.- Prueba de ello, es el trabajo se ha tornado más fácil y organizado, pero carente de sentido último.-

 

  • La santidad del trabajo en la Laborem exercens

 

– Gaudium et Spes : “… la actividad humana individual y colectiva o el conjunto ingente de esfuerzos realizados por el hombre … para lograr mejores condiciones de vida considerado en sí mismo, responde a la voluntad de Dios (…).- Porque los hombres y mujeres que, mientras procuran el sustento para sí y su familia, realizan su trabajo de forma que resulte provechoso y en servicio de la sociedad, con razón pueden pensar que con su trabajo desarrollan la obra del Creador, sirven al bien de sus hermanos y contribuyen de modo personal a que se cumplan los designios de Dios en la historia”.-

 

– Laborem Exercens: “Hecho a imagen y semejanza de Dios en el mundo visible … el hombre está desde el principio, llamado al trabajo … mediante su trabajo participa en la obra del creador (…). El hombre, trabajando, debe imitar a Dios, su Creador”.-

 

– Juan Pablo II : urge a “la formación de una espiritualidad del trabajo, que ayude a todos los hombres a acercarse a través de él a Dios, Creador y Redentor, a participar en sus planes salvíficos respecto al hombre y al mundo … y que esta espiritualidad cristiana del trabajo llegue a ser patrimonio común de todos”.-

 

Trabajo y Trabajador – Prioridad del sujeto humano

             

  • Fines del trabajo humano

 

– Gaudium et Spes: los sintetiza “el trabajo humano, autónomo o dirigido, procede inmediatamente de la persona, la cual marca con su impronta la materia sobre la que trabaja y la somete a su voluntad.- Es para el trabajador y para su familia el medio ordinario de subsistencia; por él, el hombre se une a sus hermanos y les hace un servicio, puede practicar la verdadera caridad y cooperar al perfeccionamiento de la creación divina.- Con la oblación de su trabajo a Dios,

los hombres se asocian a la propia obra redentora de Jesucristo”.-

         También enfatiza el carácter de realización personal del trabajo:

“La actividad humana, así como procede del hombre, así también se ordena al hombre. Pues éste con su acción no sólo transforma las cosas y la sociedad, sino que se perfecciona a sí mismo. Aprende mucho, cultiva sus facultades, se supera y se trasciende.- Tal superación, rectamente entendida, es más importante que las riquezas exteriores que puedan acumularse. El hombre vale más por lo que es que por lo que tiene.-  Asimismo, cuanto llevan a cabo los hombres para lograr más justicia, mayor fraternidad y un más humano planteamiento en los problemas sociales, vale más que los progresos técnicos. Pues dichos progresos pueden ofrecer … el material para la promoción humana, pero por sí solos no pueden llevarla a cabo”.-

 

– Mater et Magistra: el fin inmediato del trabajo “es procurarse algo para sí y poseer con propio derecho una cosa como suya, conseguir lo necesario para la comida y el vestido”.- Es necesario “que el trabajo, además de ser concebido

como fuente de ingresos personales, lo realicen también todos los miembros de la empresa como cumplimiento de un deber y prestación de un servicio para la utilidad general”.

“El trabajo humano se eleva y ennoblece de tal manera que conduce a la perfección espiritual al hombre que lo realiza y al mismo tiempo, puede contribuir a extender a los demás los frutos de la redención cristiana y propagarlos por todas partes”.-

 

  • Prioridad del trabajo subjetivo

 

Planteo de Juan Pablo II, respecto de la prioridad subjetiva del trabajo sobre el trabajo objetivo (cosa producida).-

Del trabajo en sentido subjetivo brota de la condición de persona que posee el trabajador: “como persona, el hombre es sujeto del trabajo. Como persona él trabaja, realiza varias acciones pertenecientes al proceso del trabajo; éstas, con independencia de su contenido objetivo, han de servir todas ellas a la realización de su humanidad, al perfeccionamiento de esa vocación de persona, que posee en virtud de su misma humanidad”; esta verdad “constituye en cierto modo el meollo fundamental …de la doctrina cristiana sobre el trabajo humano”.-

Mediante el trabajo el hombre no sólo transforma la naturaleza adaptándola a las propias necesidades, sino que se realiza a sí mismo como tal.-         Se excluye toda valoración objetiva del trabajo ya que el parámetro a considerares la dignidad del sujeto que trabaja, por ello debe procurarse que en el trabajo el hombre no sufra una mengua de su propia dignidad.-

El trabajo es el que está ‘en función del hombre’, no a la inversa, lo cual sería un desorden moral, al tratar al sujeto como una mercancía ó herramienta.-

La dimensión subjetiva del trabajo –el perfeccionamiento moral del sujeto que lo realiza- no es independiente de su dimensión objetiva -la perfección de la obra realizada-.-     El trabajador se hace bueno en la medida en que trabaja bien, la perfección interna de aquel consiste en el trabajo bien hecho.-

Esta relación se acentúa en el orden sobrenatural: el cristiano se santifica haciendo bien su trabajo de cara a Dios, a quien no se le ofrecen obras descuidadas, porque Él se complace en la obra hecha perfecta por amor Suyo.-

En el orden social, esta dependencia significa que la empresa -privada o pública- no remunera las buenas intenciones, sino los resultados.-

35- La propiedad privada es un derecho absoluto de la persona humana? Comentar esta afirmación a la luz de lo expresado en la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II.-

36 La propiedad privada ¿es un derecho absoluto?. Fundamentar la respuesta.

37- La propiedad privada ¿es un derecho absoluto de la persona humana?. Fundamentar la respuesta.

Doctrina de la Iglesia sobre la propiedad

 

– Rerum novarum – en ella se encuentra la fundamentación de derecho en la propia naturaleza humana: “Por esta causa de ser el único animal dotado de razón, es de necesidad conceder al hombre no sólo el uso de los bienes, cosas común a todos los animales, sino también el poseerlos con derecho estable y permanente, y tanto los bienes que se consumen con el uso cuanto los que, pese al uso que se hace de ellos, perduran”.

 

         Quadragesimo anno – se afirma como doctrina “que por la naturaleza o por el Creador mismo se ha conferido al hombre el derecho de dominio privado, tanto para que los individuos puedan atender a sus necesidades propias y a las de su familia cuanto para que, por medio de esta institución, los bienes que el Creador destinó a toda la familia humana sirvan efectivamente para tal fin (…) es necesario que el derecho natural de poseer en privado y de transmitir los bienes por herencia permanezca siempre intacto e inviolable, no pudiendo quitarlo el Estado, porque ‘el hombre es anterior al Estado”.-

 

– Gaudium et spes “La misma propiedad privada tiene también, por su misma naturaleza, una índole social, cuyo fundamento reside en el destino común de los bienes”

 

         El derecho a la propiedad se funda en la naturaleza humana, no en una concesión del Estado.- Se establece la destinación común de los bienes por parte del Creador a la humanidad entera, siendo la propiedad privada una “institución” que hace efectiva esta destinación común: principio del que arranca la necesaria “función social” de toda propiedad.-

 

b) Los fundamentos del régimen de propiedad

 

Es importante hacer notar que el fundamento de este derecho y de su función social reposa en la propia naturaleza humana, conocida a la luz de la razón y de la fe.-

El régimen de propiedad debe fundarse radicalmente en el dominio ético, metafísico y teológico, en “la primacía del hombre respecto de las cosas”, en la trascendencia de la persona humana sobre el mundo material y en los fines superiores de la existencia.-

Se hace valer la prioridad de la dimensión subjetiva del trabajo sobre su

objeto o la trascendencia de la persona sobre las cosas o la naturaleza humana,

como el criterio último para ordenar rectamente un régimen de propiedad.-

           

ü      Propiedad privada y substantividad personal

 

Juan XXIII sintetiza en la Mater et magistra los fundamentos últimos del carácter natural del derecho de propiedad, que halla en la fecundidad del trabajo la fuente perpetua de su eficacia.-

Constituye un medio eficiente para garantizar la dignidad de la persona humana y el ejercicio libre de la propia misión en todos los campos de la actividad económica y es un elemento de tranquilidad y de consolidación para la vida familiar, con el consiguiente aumento de paz y prosperidad en el Estado.-

Los tres elementos definitivos, relacionan la propiedad privada con sus tres títulos por excelencia:

1- la condición de la persona humana

         2- la fecundidad del trabajo humano

         3- la exigencia de la libertad humana

 

Un primer argumento proviene de la condición ontológica de la persona humana.- El que posee, es tal en sentido propio.- El sujeto del derecho de propiedad es el mismo sujeto en quien subsiste la naturaleza humana, o el sujeto de las relaciones humanas, o el sujeto del devenir histórico.-

Si la substancia real de la humanidad fuera la sociedad, a la manera de un organismo dotado de individuos-células, entonces el sujeto de la propiedad sería la colectividad y los individuos serían meros administradores delegados de la propiedad colectiva.-

Pero, porque tal sujeto subsistente es la persona humana -no el individuo ni la sociedad/organismo-, es a la persona humana a quien corresponde poseer con derecho pleno.-

El derecho de propiedad privada (…) es un derecho contenido en la misma naturaleza, la cual nos enseña la prioridad del hombre individual sobre la sociedad civil y por consiguiente, la subordinación teleológica de la sociedad civil al hombre.-

Porque la persona es intrínsecamente sociable, el derecho de propiedad no es un derecho individual absoluto, sino que tiene una función intrínsecamente social.-

La propiedad es personal porque la persona humana trasciende el mundo de las cosas y trasciende la propia colectividad o el proceso social productivo.-

La persona tiene porque es: por su substantividad o subsistencia espiritual.-

 

ü      Propiedad privada y libertad personal

 

La propiedad privada es la garantía natural de la libertad personal.- Sin propiedad, la persona está indefensa ante quienes detenten el poder económico.-

Juan XXIII: “En vano se reconocería al ciudadano el derecho a actuar con libertad en el campo económico si no le fuese dada al mismo tiempo la facultad de elegir y emplear libremente las cosas indispensables para el ejercicio de ese derecho.- La historia y la experiencia demuestran que en los regímenes políticos que no reconocen a los particulares la propiedad, incluida la de los bienes de producción, se viola o suprime totalmente el ejercicio de la libertad humana en las cosas más fundamentales, lo cual demuestra con evidencia que el ejercicio de la libertad tiene su garantía y al mismo tiempo su estímulo en el derecho de propiedad”.-

 

El gran desafío social estriba en dar a todos los ciudadanos la posibilidad efectiva de ejercer sus libertades civiles, dando a todos la posibilidad efectiva de ser propietarios.-

La propiedad privada o un cierto dominio sobre los bienes externos aseguran a cada cual una zona absolutamente necesaria para la autonomía personal y familiar y deben ser considerados como ampliación de la libertad humana.-

En cuanto a su función social, Juan Pablo II dirá – ‘… La tradición cristiana no ha sostenido nunca este derecho como absoluto e intocable. Al contrario, siempre lo ha entendido en el contexto más amplio del derecho común de todos a usar los bienes de la entera creación: el derecho a la propiedad privada como subordinado al derecho al uso común, al destino universal de los bienes”.-

 

38- ¿Cuál es el concepto de mercado según la DSI? Analícelo en contraposición a la concepción neoliberal.

( ¿? )

39- ¿Qué es el empresario indirecto, según la DSI, en relación al mundo del trabajo? Dé un ejemplo.

  • Empresario directo e indirecto

 

Juan Pablo II establece una distinción entre éste y el “empresario indirecto”, término que designa las “personas”, “instituciones”, “contratos colectivos” y “principios” “que determinan todo el sistema socio-económico o que derivan de él” en cuanto contienen una función cuasi empresarial.-

Su responsabilidad no es la misma que la del empresario directo, pero es una “verdadera responsabilidad”, en cuanto determina diversos aspectos de las relaciones laborales.-

El “empresario indirecto” comprende incluso a la entera sociedad y al Estado mismo, lo que tiene especial importancia “cuando se trata de determinar una política laboral correcta desde el punto de vista ético”, actividad que supera la competencia del empresario directo.-

Implica en términos morales, que la responsabilidad por la suerte del trabajador no se circunscribe al empresario directo, y que superada la capacidad de éste, siguen existiendo deberes que cumplir de cara al trabajador y ellos deben ser efectivamente asumidos por las numerosas y variadas instancias sociales sobre las cuales recaen tales deberes.-

40- El trabajo y el salario justo

41- Desarrollar el concepto de Salario Justo

 

  • Legitimidad del capital y del salariado

 

Capital y Trabajo asalariado, son legítimas en sí, uno no puede subsistir sin el otro.-

El beneficio originado por la aportación de dinero se consideró legítimo en sí, a raíz del servicio que la persona presta con su dinero y del riesgo que este servicio incluye, siempre que tal beneficio vaya acompañado del pago del salario justo al trabajador.-

La legitimidad del capital va intrínsecamente ligada al derecho de propiedad privada sobre los bienes de producción.- El régimen salarial o la existencia misma del trabajo asalariado es también cosa legítima en sí, dentro de ciertas condiciones (la primera de ellas, que el salario sea “justo”).-

  • Factores que determinan el salario justo

 

No hay ninguna injusticia inherente al hecho de que el propietario de determinados bienes de producción establezca un contrato de trabajo con el trabajador asalariado, quien por cierta remuneración se compromete a determinada prestación de servicio.-

La exigencia general, es que la remuneración sea ‘justa’, que alcance a cubrir el sustento suyo y de su familia, aunque adecuándose a las condiciones de la empresa y al entorno social.-

Juan XXIII – Mater et Magistra: no es lícito abandonar la determinación del salario a la libre competencia del mercado ni su fijación por arbitrio de los poderosos, sino que deben guardarse las normas de la justicia y la equidad.-

Esto exige que los trabajadores cobren un salario cuyo importe les permita mantener un nivel de vida verdaderamente humano y hacer frente con dignidad a sus obligaciones familiares.-

Es necesario además que, al determinar la remuneración justa del trabajo, se tengan en cuenta:

– la efectiva aportación de cada trabajador a la producción económica

– la situación financiera de la empresa en que se trabaja

– las exigencias del bien común de la comunidad política, en orden a obtener el máximo empleo de la mano de obra en toda la nación

– las exigencias del bien común universal, diferentes entre sí en cuanto a su extensión y a los recursos naturales de que disponen.-

 

La determinación del salario justo se mueve entre la digna sustentación del trabajador y de su grupo familiar y las posibilidades económicas de la empresa y del íntegro sistema de producción, posibilidades que influyen no sólo en la cuantía del salario sino también en la obtención del máximo empleo.- Ambas metas, se condicionan entre sí y deben armonizarse, dentro de las limitaciones recíprocas, en el mejor equilibrio que la situación permita con vistas al bien común.-

 

Juan Pablo II,  en vista del trabajo de la mujer, vuelve a definir el salario justo como el “suficiente para fundar y mantener dignamente una familia y asegurar su futuro. Tal remuneración puede hacerse bien sea mediante el llamado salario familiar -es decir, un salario único dado al cabeza de familia por su trabajo y que sea suficiente para las necesidades de la familia sin necesidad de hacer asumir a la esposa un trabajo retribuido fuera de casa-, bien sea mediante otras medidas sociales, como subsidios familiares…”.-

42- Defina el concepto de cultura desde la perspectiva de la DSI

43- Cuál es el concepto de cultura en sentido amplio de la DSI

 

         La cultura en la Gaudium et Spes

 

Ofrece un cuadro de la valoración cristiana de la actividad cultural y de sus desafíos actuales:

La cultura contemporánea se caracteriza por un alto grado de desarrollo científico, no siempre compensado por un desarrollo paralelo de las “humanidades”, lo que plantea un desafío grave donde la cultura, nacida del enorme progreso de la ciencia y de la técnica, se ha de compaginar con el cultivo del espíritu.-

La Iglesia, a la vez que reconoce la autonomía legítima de la cultura humana, trabaja también para subordinar la cultura a la perfección integral de la persona humana, lo que implica esencialmente el cultivo del sentido moral y religioso de la existencia.-

Es necesario vitalizar las relaciones de la fe y la teología con las diversas ramas del saber, para la formación de los ministros sagrados, quienes podrán presentar la doctrina de la Iglesia acerca de Dios, el hombre y del mundo de forma más adaptada al hombre contemporáneo.-

La relación histórica ente la fe cristiana con las letras, las artes y las ciencias, ha sido el factor decisivo del dinamismo de la cultura occidental, que asegura su unidad interna y su relación armónica con la fe.-

El gran desafío cristiano consiste en renovar la presencia cristiana en la actividad cultural, para sanar sus desequilibrios internos, para infundirle un dinamismo nuevo y asegurar esa radical unidad interna de la cultura y del “hombre universal”, cuya raíz no parece posible sobre otro fundamento que no sea el espíritu cristiano.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolilla 6

44- La Iglesia, a través de su Magisterio Social ¿recomienda alguna forma de gobierno en particular? (Fundamentar la respuesta)

La Iglesia recomienda el sistema de la democracia, en la medida que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantiza a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes o bien la de sustituirlos de manera pacífica.-

Una auténtica democracia es posible solamente en un Estado de derecho y sobre la base de una recta concepción de la persona humana.-

Requiere que se den las condiciones necesarias para la promoción de las personas concretas, mediante la educación y la formación en los verdaderos ideales, así como de la subjetividad de la sociedad mediante la creación de estructuras de participación y corresponsabilidad.- Una democracia sin valores se convierte en un totalitarismo visible o encubierto.-

45- ¿Cuáles son las funciones del Estado según la DSI?

Definición

 

1- Comunidad constituida por un pueblo que habita un territorio determinado y posee la autoridad suprema de suerte que es capaz de proveer las bases adecuadas para el bien común

 

2- Organismo político-jurídico que tiene por fin el bien común de un pueblo

 

3- Conjunto de personas políticamente organizadas, que ocupa un territorio determinado y bajo un gobierno que es total o casi totalmente independiente de control externo y competente para asegurar la obediencia habitual de todas las personas que están dentro de él.-

 

Naturaleza

 

Aspecto normativo : el fin de la sociedad estatal.. (consiste) en crear, preservar y perfeccionar el conjunto de condiciones e instituciones  públicas, con que se da, se conserva y se acrecienta a todos los miembros del Estado la posibilidad de lograr libremente y por su propia actividad su verdadero bien de la tierra en la medida de sus capacidades y condiciones particulares, y al mismo tiempo la de salvaguardar lo que han adquirido honradamente”

 

– Aspecto valorativo -: “El Estado no deja de existir por el hecho de vivir sin cuidarse de normas éticas”; podrá darse que de hecho eduque en la moralidad mediante sus medios legales, “pero esto no está necesariamente indicado por su propia estructura”.-

 

La necesidad del Estado

 

a) La necesidad de la reunión en Estado para el desarrollo de lo humano, resulta de la necesidad de desempeñar funciones que no pueden satisfacer ni los hombres aislados, ni las familias, ni otras asociaciones libres con objetivos especiales.-

Al Estado le incumbe fijar como obligatorios determinados modos de comportamiento (militar, económico, civilizatorio y cultural), velar por su cumplimiento y corregir con castigos a los transgresores.-

Reglamenta la coordinación y el empleo de los medios que sirven para una promoción del bien común.-

b) El poder coercitivo del Estado, que se verifica en la posibilidad real del empleo de la fuerza.-

Se desprenden 2 agrupaciones sociales que aseguran el empleo de la fuerza física, la comunidad de mercado (sociedad económica) y la comunidad de religión.-

 

La vida humana se desarrolla y se perfecciona en la sociedad, cuya existencia es totalmente necesaria al hombre y nace de la misma naturaleza.-

Los objetivos propuestos, no se conseguirán sin la existencia en ella de una autoridad que coordine los esfuerzos de todos, los organice, vigile y reprima.-

Si bien la autoridad procede de la naturaleza, su poder permanece sometido a la ley de Dios y a las exigencias del derecho natural.-

La convivencia necesita de un equilibrio entre autoridad y libertad, de suerte que la una imponga coactivamente cuanto sea necesario para conseguir el bien común y el ejercicio de una recta libertad, en el plano individual y colectivo.-

Se requiere de un orden jurídico coactivo, esto es, un conjunto de normas o pautas obligatorias de conducta, cuyo cumplimiento lleve aparejado la repulsa moral del a sociedad y la imposición de una meta y así evitar que impere la ley del más fuerte.-

El individuo debe superar su egoísmo y adaptar su conducta a las reglas impuestas por exigencias del bien común.-

La misma naturaleza del hombre y de la sociedad, lleva a la existencia de un organización con poder, que para ser eficaz, debe revestir las siguientes características:-

 

a) Debe tratarse de un poder soberano, esto es, que se encuentre por encima de cualquier otro que los ciudadanos posean y goce de independencia efectiva.

         b) Entre sus atribuciones debe incluirse la capacidad exclusiva de crear el derecho, es decir, de establecer las normas obligatorias de conducta en la esfera temporal de la convivencia.

         c) Su preocupación fundamental y básica es la de conseguir el mayor bienestar posible para los hombres que conviven en un área determinada sobre

la cual se ejerce el poder.-

 

El Estado es fundamentalmente una organización para el establecimiento de un orden jurídico-legal sin el cual no puede concebirse el bien común de la comunidad política

El conjunto de leyes debe tender a la realización de la justicia siguiendo los dictados del derecho natural

Supone una protección de los derechos y libertades de la persona frente a los demás ciudadanos y a las intromisiones arbitrarias del mismo, procurando una convivencia pacífica y ordenada.-

 

El principio de Subsidiariedad

 

El poder del Estado tiene límites que deben ser respetados, la razón reside en que el poder estatal no tiene valor en sí, sino valor de servicio.-

 

Valor propio (en sí), lo tienen los sentidos, la vida religiosa y las agrupaciones sociales que sirven inmediatamente a estos fines en sí, como las

asociaciones recreativas, la comunidad de la familia, las corporaciones culturales y asociaciones religiosas.-

Valor de servicio tienen los objetos, instituciones, asociaciones que sirven al mantenimiento y prosperidad de agrupaciones sociales orientadas hacia valores en sí (ej. edificios, libros, material de enseñanza, símbolos, estatutos de asociaciones, ordenaciones jurídicas positivas y autoridades que provistas de poder supremo estatal, garantizan su ejecución).-

El principio de subsidiariedad, reside en que aquellos son medios que no deben predominar sobre el fin, convirtiéndose en fin en sí.-

Las agrupaciones sociales que sólo tienen valor de servicio son subsidiarias con respecto a las agrupaciones sociales que están orientadas inmediatamente a valores en sí.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolilla 7

46- Cuál es la materia de construcción de la comunidad internacional, compare la visión hegemónica con la visión sintética de la DSI .

 

         Juan XXIII – respecto del deber moral de constituir una autoridad mundial, el Pontífice constata que los Estados actuales son incapaces de resolver los problemas más acuciantes de la paz internacional.-

La encíclica intenta orientar el fenómeno de la planetización, que se manifiesta en una interdependencia entre los pueblos, profundizando las características de una autoridad mundial y las funciones que debe realizar.-

Define sus poderes públicos, que deben ser completos y eficaces; delimita los derechos y deberes en relación a los Estados miembros.-

  • El Fenómeno de la Planetización

 

Los hombres tienen conciencia de que la humanidad se unifica rápidamente.- Las causas del proceso de planetización surgen del progreso de la ciencia y la técnica, que han aproximado a los hombres y aumentado su mejor conocimiento (ej. sistema de comnicaciones, transporte).-

Todos los hombres han tomado conciencia de sus derechos y de sus deberes, despertando socialmente el deseo de reivindicación colectiva y sobre todo, la necesidad vital de unirse contra un enemigo brutal y antihumano lo que ha obligado a los hombres a emprender una acción común.-

Todo lo que acontece en un país tiene repercusiones en los otros.-       El progreso social, el orden, la seguridad y la tranquilidad de cualquier Estado guardan estrecha relación con los demás.-

Los planes económicos nacionales se van asociando, de modo que de

todos ellos unidos, resulta una especie de economía universal.- Se empuja a las naciones hacia un movimiento de unión para asegurar un mejor desarrollo económico, ‘porque la prosperidad y el progreso de cada país son, en parte, efecto y causa de la prosperidad y del progreso de los demás pueblos’.-

        

  • Su interpelación cristiana

 

La Doctrina Católica descubre en la planetización, una ‘ley inmanente de desarrollo’, es un movimiento irreversible.-

         La tendencia a formar una comunidad, en última instancia, es un impulso derivado de la naturaleza que sirve al pleno desenvolvimiento de cada individuo mediante una siempre creciente colaboración de todos.-

La solidaridad entre los hombres es un postulado natural, es un hecho que se impone naturalmente a los Estados.-

La planetización inaugura el advenimiento de la personalidad, en el plano de la comunidad, los hombres encuentran su máxima perfección, unificación y personalización.- La evolución universal se realiza con el concurso eficaz de la libertad de los hombres en su cooperación en el proceso evolutivo de la solidaridad necesaria.-

Los Estados tienen que organizar la unidad comunitaria, para hacer posible la dignidad de la persona.-

 

  • Bien Común Universal

 

La comunidad de naciones tiene su fin propio y específico, que consiste en promover el bien común a todos los Estados, conservando el propio ser de las naciones independientes y promoviendo el perfeccionamiento progresivo de todos los estados asociados.-

Dicho fin es el que mantiene la unidad y la permanencia de la comunidad de estados, explicando la naturaleza de la solidaridad internacional, basada en la asociación y la cooperación que se imponen naturalmente.-

La autoridad internacional tiene por fin conservar y perfeccionar la personalidad de cada Estado, que tiene conciencia y voluntad de coexistir para tender a un fin unitario.-

Los miembros pueden cambiar, pero la unidad del fin solidario continúa y se desarrolla sin disminuir la personalidad de cada pueblo particular.- El fin de la comunidad internacional no es sólo un estímulo para la acción y la cooperación sino centro de cooperación de los Estados.-

 

  • Principio de Subsidiaridad

 

La autoridad internacional es subsidiaria en cuanto realiza y fomenta únicamente aquellas cosas que los Estados aisladamente no pueden fomentar y realizar por sí mismos.-

Su razón de ser radica en la insuficiencia de cada uno de los Estados aisladamente considerados y su función consiste en suplir esa insuficiencia por medio de la cooperación orgánica.-

La autoridad mundial no puede limitar o reclamar para sí las cosas que tocan al poder público de cada nación, por el contario, es deber de la autoridad internacional, crear un clima conveniente para que no sólo el poder público, sino los individuos y sociedades intermedias, puedan conseguir sus fines, cumplir sus deberes y reclamar sus derechos.-

El fin de la autoridad mundial, consiste en examinar y dirimir los problemas que plantea el bien común universal en el orden económico, social, político o cultural de la forma más eficaz posible.-

El principio de subsidiaridad supone que la autoridad internacional debe crear ‘un ambiente dentro del cual los gobernantes de los distintos países puedan cumplir sus funciones con mayor facilidad’.-

Las tareas esenciales de la misma, pueden reducirse a defender la persona humana, conservar la paz y promover el progreso y sólo cuando los Estados,

cooperando entre sí y ayudados por la autoridad internacional, son incapaces de

estos fines, dicha autoridad deberá realizarlos por sí misma.-

 

  • Tutela de las naciones

La encíclica convierte la autoridad internacional en la garantía suprema de la paz, que a la vez garantiza la existencia de cada una de las naciones asociadas en cuanto ser independiente y soberano.-

La autoridad debe garantizar a los ciudadanos la justicia y la equidad, debe establecer un conjunto de garantías sociales y jurídicas en favor de los pueblos contra los abusos del soberano, ‘ha de tender principalmente a que los derechos de la persona humana se reconozcan, se tengan en el debido honor …’.-

Para la doctrina católica, la persona humana significa el centro del orden internacional y la promoción de sus derechos llega a convertirse en el primer elemento del bien común universal, que la autoridad debe garantizar y proteger, en su defecto, remedir eficazmente los desórdenes.-

 

47- ¿Cómo se entiende la paz desde la DSI?

La humanidad avanza progresivamente hacia la unidad, siendo cada día más consciente de su interdependencia, la cual crea un peligro extremo si no se encuentra una solución para la ‘construcción de un mundo más humano’.-

Para superar los desequilibrios internacionales y hacer desaparecer la angustia y la amenaza (hambre, guerra, odio racial, falta de libertad, etc.), no hay otro remedio que el esfuerzo renovado de todos por llegar a la verdadera paz, sumado a la capacidad de progreso y de justicia de todos los hombres.-

El amor del prójimo y el precepto de Cristo sobre los ‘pacíficos’ adquieren hoy una dimensión internacional y pretende adaptar este mensaje evangélico a las angustias y esperanzas de nuestra humanidad.-

Por eso el concilio vaticano hace un llamamiento universal a la verdadera paz, que se funda en la justicia y en el amor.- Su mensaje tiene una primera parte negativa: eliminar la guerra y una segunda parte positiva: la construcción de la comunidad internacional.-

El concilio aborda el problema sobre la naturaleza de la paz de manera concreta, como equilibrio de fuerzas contrarias.-

La paz equivale a la construcción de un mundo más justo, es el equilibrio internacional, con la concepción de una paz justa en el esfuerzo solidario y libre de los pueblo, por lo cual no es un mero equilibrio de fuerzas.- Por último, es dinámica en el esfuerzo permanente de los hombres por adaptar la justicia a las exigencias concretas de las circunstancias históricas.-

El texto conciliar, precisa el concepto de paz dinámica, aquella que es fruto de un orden inscrito en la sociedad, que es fin primario y natural de la humanidad, que tiene su primera y esencial razón de ser en la ley eterna y que se va construyendo incesantemente, por ser resultado de un orden injusto, humano, relativo.-

Supone el intercambio de bienes culturales y una voluntad decidida de respetar la dignidad de los hombres y de los pueblos.-     El concilio no opone la paz terrena a la paz de Cristo, que es la que nace del amor al prójimo, sino que compromete a los cristianos para que obrando por la caridad, se unan con todos los hombres para instaurar la paz.-

La paz humana será siempre imperfecta, incompleta, relativa, pero en la medida que la caridad cristiana se vaya apoderando de los hombres, se irá superando progresivamente la violencia hasta convertir los medios todavía necesarios de guerra en instrumentos pacíficos al servicio de la humanidad.-

 

En la actualidad, donde el terrorismo y el genocidio se han convertido en un nuevo sistema de guerras, con el incremento de nuevas armas científicas, ultrapotentes e inhumanas que amenazan constantemente con transformar todo conflicto en guerra total con la destrucción y el exterminio del enemigo sin distinción de beligerantes y no beligerantes; el Concilio adopta una actitud realist y evita por igual el pacifismo absoluto (defiende todavía la licitud de la guerra) y el belicismo radical (la paz es humanamente posible).-

Consciente de la amenaza atómica que se cierne sobre la humanidad entera, siente como un deber imperioso aunar a los hombres para que hagan todo lo posible con el fin de mantener la paz y eliminar definitivamente la guerra.-

La paz es una empresa colectiva de la que todos somos responsables.- Su construcción supone el esfuerzo de todos los hombres; será el gobernante quien tiene la obligación de crearla y los ciudadanos, el derecho de disfrutarla.-

La paz se irá construyendo en la medida que el espíritu del hombre sea capaz de expansionarse libremente; que cada día haga un esfuerzo para contribuir a la comprensión recíproca, para tolerarse y colaborar en la formación de una auténtica voluntad de paz.-

El advenimiento de la paz dependerá de la capacidad por crear esa voluntad general, en virtud de la cual ‘por consentimiento de todas las naciones’, pueda ser absolutamente prohibida toda forma de guerra; porque la paz general, como paz humana, debe ser libremente aceptada.-

 

El futuro de la humanidad depende de la supervivencia de los valores personales, el sentido de responsabilidad y fraternidad por encima de las políticas y de las ideologías.-

En la medida que los hombres vayan moderando la rigidez de sus ideologías y la agresividad de sus instintos, será posible un diálogo fraternal.-

El desarme aparece como un objetivo más del programa general de la paz, a la vez que la supresión de la guerra ha llegado a ser humanamente necesario.-

Según el proyecto conciliar, la paz universal como proyecto realizable, dependerá de 3 objetivos políticos:

– Primero : fomentar el desarme militar y general (de armas convencionales y atómicas), mutuo y simultáneo entre las potencias, progresivo y controlado con suficientes garantías de éxito para la justicia y libertad de todos los pueblos.- La meta final, será la disuasión de la situación existente.-

 

– Segundo : el desarme general y controlado, será posible en la medida en que se vaya creando simultáneamente una autoridad universal, fuerte y eficaz, capaz de asegurar la justicia y el derecho de todos los pueblos; lo cual implica una reforma de las estructuras jurídicas, políticas y sociales, capaces de asegurar y defender los intereses legítimos de la comunidad internacional y sus miembros.-

– Tercero : será necesario fomentar las negociaciones, los acuerdos y el estudio de asociaciones y demás instituciones internacionales, para crear medidas para la solución pacífica de conflictos.-

 

  • Organización Internacional de la Paz

 

El segundo objetivo del proyecto de paz presentado por el concilio consiste en la organización de la comunidad internacional, devenido de la importancia que ello reviste para la construcción de la paz, mediante la organización y orden de las relaciones entre los Estados.-

Las instituciones internacionales, son hoy, un remedio indispensable en la solución de conflictos.-

El concilio enumera sumariamente las causas morales y económicas de los conflictos: ‘Para construir la paz, la primera condición consiste en eliminar las causas de discordias entre los hombres—son ellas las que alimentan las guerras, empezando por las injusticias. Muchas de éstas provienen de las excesivas desigualdades económicas … otras en cambio, nacen del espíritu de dominación, del desprecio de las personas y si buscamos causas más profundas, de la envidia, de la desconfianza, del orgullo y de otras pasiones egoístas.-

         Como el hombre no puede soportar tantos desórdenes, se sigue que el mundo, aun sin conocer las atrocidades de la guerra, se encuentra continuamente agitado por rivalidades humanas y actos de violencia.-

         Y como, además, estos mismos males se encuentran en las relaciones entre los Estados mismos, es absolutamente indispensable que, para vencerlos o prevenirlos y para reprimir el desencadenamiento de violencias, las instituciones internacionales mejoren y consoliden su cooperación y su coordinación, y que se fomente sin descanso la creación de organismos que promuevan la paz’. (ej. ONU y las organizaciones especializadas – Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la Organización para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y a la Organización Internacional del Trabajo (OIT)..-

 

El concilio acepta la existencia de la comunidad internacional actual como un hecho dado, que trata de vencer las causas de guerra, prevenir los conflictos y reprimir la violencia.-

Da prioridad al desarrollo de las instituciones internacionales y a la organización de la ayuda a los países subdesarrollados: ‘En estos momentos en que se desarrollan los lazos de una estrecha dependencia entre todos los ciudadanos y todos los pueblos de la tierra, la búsqueda adecuada y una realización más eficaz del bien común universal exigen desde ahora que la comunidad de las naciones se organice de la manera más conforme a sus tareas actuales, principalmente por lo que se refiere a las numerosas regiones que sufren, aun hoy día, una pobreza intolerable’.-

Tales instituciones, aparecen como primeros intentos de echar los cimientos internacionales de una comunidad humana, con el fin de promover el progreso y prevenir la guerra en cualquiera de sus formas.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Encíclica Centesimus Annus

 

– El Mensaje Social de la Iglesia será tanto más creíble por su coherencia y lógica internas que por el testimonio de las obras” (analizar esta afirmación según el contenido del capítulo VI de la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II)

 

– “Habiendo fracasado el Comunismo como sistema político, económico y social, el Capitalismo se presenta como el sistema vencedor y hacia él deberán dirigirse los esfuerzos de los países que tratan de reconstruir su economía y su sociedad “. (Analizar esta afirmación según el contenido del capitulo IV de la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II)

 

– “El fracaso del Socialismo deja al Capitalismo como único modelo de organización económica” (Comentar esta afirmación según el contenido del capitulo IV de la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II)

 

– “El fracaso del sistema socialista implica que el modelo del capitalismo debe ser adoptado por todos los países para promover su desarrollo”. Analizar críticamente esta afirmación a la luz de la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II.

 

– “El mensaje social de la Iglesia se hará creíble por su coherencia y lógica interna antes que por el testimonio de las obras” (Comentar esta afirmación según lo expresado en el capitulo VI de la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II)

 

– La Democracia es la mejor forma de gobierno” (Comentar esta afirmación según lo expresado en el capitulo V de la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II.).-

– “La Democracia es la mejor forma de gobierno para garantizar el respeto de los derechos naturales de la persona humana”(Comentar esta afirmación según lo expresado en el capitulo V de la encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II.).-

– “La empresa es básicamente una sociedad de capitales”. (1- Comentar esta afirmación según lo expresado en el capitulo IV de la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II)  (2- Responda conforme al capítulo 4 de la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II).-

– La propiedad privada es un derecho absoluto de la persona humana. Comentar esta afirmación a la luz de lo expresado en la Encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II.-

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s